FACILITACIÓN DEL MÓDULO SOBRE AVES POR PARTE DE LA ASOCIACIÓN HONDUREÑA DE ORNITOLOGÍA POR SEGUNDO AÑO AL PROGRAMA “JÓVENES PARA LA CONSERVACIÓN HONDURAS (JPCH) IMPULSADO POR EL SERVICIO FORESTAL DE LOS ESTADOS UNIDOS”,

MONTE HOREB, GRACIAS, LEMPIRA, DEL 11 AL 15 DE JUNIO, 2018.

Contribuidores de la nota: Mayron McKewy Mejía, Karla Lara, Carlos Funes, Ángel Fong, Gilberto Flores-Walter, todos miembros activos de la ASHO.

Fotografía 1. Grupo total de jóvenes capacitados, junto con los facilitadores. Keyla Benítez ©.

La Asociación Hondureña de Ornitología (ASHO) está fundamentada en cuatro pilares muy importantes desde su creación para el bienestar de las aves y su ambiente: (1) conservación de especies, (2) investigación científica, (3) promoción del aviturismo y no menos importante, (4) la educación ambiental. Es por ello, que desde la ASHO sentimos que el compromiso es enorme para con la sociedad, las aves y su medio.

En 2017 se comenzó por parte del Servicio Forestal de los Estados Unidos, un proyecto pionero en el occidente del país para crear y forjar liderazgos en jóvenes de esa zona de Honduras en pro del desarrollo sostenible y el cuidado y conservación del medio ambiente. Es así que nace el programa “Jóvenes para la Conservación Honduras (JPCH)”, en aquel entonces con 30 participantes. La ASHO contribuyó con el módulo de aves, brindando temas específicos sobre este carismático grupo de animales que predominan en nuestro entorno.

Del 11 al 15 de Junio de 2018 en Gracias, Lempira, nuevamente la ASHO fue invitada a impartir el módulo denominado “Conservación y Aprovechamiento Sostenible: Importancia de las Aves y el Aviturismo en Honduras” con una duración de más de 40 horas teórico-prácticas, con la ayuda de cinco facilitadores, Mayron McKewy Mejía, Carlos Funes, Karla Lara, Ángel Fong y Gilberto Flores-Walter.

 

Fotografía 2. El módulo no solamente consistió en presentaciones, sino que también se realizaron algunas dinámicas grupales e individuales fuera del salón para desenvolver a los mismos jóvenes. Carlos Funes ©.

Durante este tiempo se desarrolló la currícula elaborada por el Laboratorio de Ornitología de la Universidad de Cornell, denominada “Detective de Aves o Aves de mi Mundo”. Dicha currícula tiene como objetivos principales vincular a los jóvenes con la naturaleza a través de las aves y su entorno, mientras construyen un conocimiento científico y ambiental. Algunos de los temas abordados durante las charlas, fueron: características principales de las aves, partes de un ave, componentes de un hábitat, migración, entre otras, y que fueron acompañadas por una serie de dinámicas para una mejor comprensión de los temas como, “Voto de opinión móvil”, “¿Qué hace a un ave un ave?”, “Crea tu ave”, “Componentes de un hábitat”, “Bingo”, y “Ave sobreviviente”. Al final los 36 jóvenes del programa Jóvenes para la Conservación Honduras aprendieron sobre las aves y nuestro entorno de una manera participativa y divertida.

Fotografía 3: Grupo de jóvenes aprendiendo a facilitar la dinámica “Partes de un ave” de la currícula “Detective de aves”. Carlos Funes ©.

De forma simultánea, todos los días del módulo se realizaron prácticas en campo para que los jóvenes aprendieran sobre la identificación de aves, el uso de guías de campo, cámaras fotográficas y equipo especializado, como binoculares, telescopios, parábola y grabadoras de audio, y se les enseño el cuido y mantenimiento adecuado del mismo. Además, del uso de herramientas de ciencia ciudadana tan esenciales hoy en día, como lo son eBird y Merlin.

Fotografía 4. Se llevaron a  cabo  varias salidas a observar aves en los alrededores de Monte Horeb y Parque Nacional Montaña de Celaque. Mayron McKewy Mejía ©.

Fotografía 5. Jóvenes conociendo equipo especializado para escuchar y grabar sonidos de las aves.  Luis Tinoco ©.

En temas más orientados a lo científico, los jóvenes aprendieron el origen de las aves y cuándo aparecieron, las diferencias más notorias que separan este grupo de vertebrados con otros, la taxonomía y evolución. Así mismo, se tocó el tema de comportamientos más esenciales, ecología, del porqué migran algunas especies y el significado del término de especie. Agregado a ello, se  presentó una lista basada en los datos de la UICN sobre especies en riesgo del país y algunas extinciones notorias en la historia a nivel global. Parte del propósito de la temática se centró en aumentar el conocimiento en la terminología inclinado a las aves. Aquí también se entró en detalle en conocer las partes de las aves, su tamaño y su forma, las maneras de ubicar un ave en campo tomando como referencia algunos puntos claves en donde se encuentra.

Se enfatizó también en un tema muy importante, y que, con el auge de la observación de aves en Honduras, es prioritario conocer las buenas normas mientras se disfruta de las aves. La ética en cualquier profesión forma un estilo de trabajo en donde las buenas prácticas son el común denominador y que a la vez impulsa a las personas a seguir actuando correctamente. El uso desmedido de los señuelos acústicos o mejor conocidos como “playback”, detienen procesos rutinarios en la vida de las aves, máxime cuando un sitio es muy visitado por personas que desean ver determinada especie. Entre menos impacto se genere a las especies de aves mientras se les observa, mayor será el disfrute de las mismas.

Una reseña de lo que es la Estrategia Nacional de Aviturismo con sus distintas zonas de importancia fue impartida. Este tema fue de mucho interés para los jóvenes, quienes aprovecharon este espacio para realizar preguntas a los expositores sobre los tipos de avituristas que visitan el país y las especies blanco por las que una persona viaja cientos de kilómetros para poder observarla. Siguiendo con los temas de aviturismo, se dio a conocer los esfuerzos de la ASHO para posicionar eventos como el Lake Yojoa Birding Blitz, conteos locales en Gracias y Bahía de Tela y conteos específicos de aves acuáticas y playeras. También se proporcionó información de los diferentes clubes de observación de aves que están estratégicamente ubicados en el país para así atraer a más público, y con la esperanza de ver muchos de este grupo de jóvenes participando activamente en la observación de aves como una forma recreativa, siendo guías especializados o bien trabajando en proyectos científicos. Todo en pro de la conservación y protección de las aves y su ambiente, además de crear un efecto multiplicador en sus distintas comunidades.

 

Fotografía 6. El programa es una iniciativa que forma y capacita jóvenes del occidente de Honduras con apoyo del Servicio Forestal de los Estados Unidos y aliados estratégicos. Mayron McKewy Mejía ©.

La ASHO desea agradecer a Luis Tinoco, Keyla Benítez, y Yazmín Cortez del Programa Jóvenes para la Conservación de Honduras (JPCH) por su apoyo técnico y logístico durante el desarrollo del módulo, así como también a Beaks and Peaks Birding & Adventure Tours y la Mancomunidad de Municipios del PN Montaña de Celaque (MAPANCE), ambos miembros institucionales de la ASHO, por el préstamo de binoculares y telescopios.

 

Enlaces de vídeos en YouTube sobre algunas dinámicas, editados por Carlos Funes:

https://www.youtube.com/watch?v=e-1hemzhunE

https://www.youtube.com/watch?v=F50NinLkXzQ

 

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s