CLUBES DE LA ASHO EN EL CONTEO MUNDIAL DE AVES PLAYERAS 2018

Contribuidores de la nota: Mayron McKewy Mejía, John van Dort y Gilberto Flores-Walter, miembros de la Asociación Hondureña de Ornitología.

 

Del 5 al 11 de septiembre de 2018 se llevó a cabo el Conteo Mundial de Aves Playeras. Un evento que por cuarto año consecutivo se realiza a nivel global para alcanzar interés en las aves playeras y sus hábitats y conectando personas en todo el planeta con las mismas preocupaciones, pero también buscando soluciones para su conservación y monitoreo. Más del 50% de las especies de aves playeras del mundo cuentan con considerables declives en sus poblaciones, y dado que muchas de ellas cumplen ciclos  de vidas migrando a través de distintos países y ecosistemas, las iniciativas de conservación deben ser tomadas aceleradamente para contrarrestar dichas disminuciones.

Es por ello que lograr el interés de más público, como bien reza uno de los objetivos del Conteo Mundial de Aves Playeras es de vital importancia, puesto que es crucial saber qué conservar. De ese modo, se invitó a miembros de clubes de observación de aves a ser partícipes del evento a una de las zonas más provechosas en cuanto a aves playeras se refiere.

La Asociación Hondureña de Ornitología cuenta con 11 clubes de observación, distribuidos en zonas de mucha importancia en el país. Sin embargo, las aves playeras no están en todos lados y para la gran mayoría de los miembros de clubes éstas aves representan un reto absoluto.

La jornada comenzó con la llegada de participantes el viernes 7 de septiembre a Santa Ana, Francisco Morazán, un pequeñísimo municipio al Sur de Tegucigalpa. Aquí se contó con la presencia de:

Club de Observación de Aves Los Alzacuanes

Gilberto Flores-Walter

Luis Favio Funes

Club de Observación de Aves de la Sierra Lenca

Luis Alberto Argueta

Roger Medina

Jilgueros Birding Club, Marcala

Guadalupe Rosalina Aguilar

Isaí López

Club de Observación de Aves Clorofonias

Diana Barrientos

Club de Observación de Aves Los Zorzales

Derick Osorto

Héctor Moncada

Club de Observación de Aves Caciques

Fernando José Pérez

Nicolás Zúniga

Julio César Bórjas

Y como facilitadores de la presentación sobre aves playeras y últimos estudios en la región John van Dort y Roselvy Juárez.

IMG_7778

Fotografía 1. Durante presentación de aves playeras en Santa Ana, el día viernes 7 de septiembre de 2018. Mayron McKewy Mejía ©

De las casi 250 especies que se consideran aves playeras en el mundo, Honduras reporta 41, distribuidas en seis familias:

Burhinidae: Una pequeña familia que solamente incluye dos géneros de patas alargadas y ojos muy grandes, mejor conocidos como alcaravanes Este grupo es encontrado en los trópicos y subtrópicos y en el caso de Honduras Burhinus bistriatus (Double-striped Thick-knee) es registrado en campos abiertos en valles centrales y ciertos puntos cercanos a la costa Pacífica.

Recurvirostridae: En el país es representada por dos especies, caracterizadas por sus elegantes y largas patas que mantienen el cuerpo de las aves fuera del alcance del agua. Sus pico son largos y finos. Himantopus mexicanus (Black-necked Stilt) posee poblaciones migratorias y residentes en ciertas salineras y camaroneras del Golfo de Fonseca y el Lago Yojoa.

Haematopodidae: Los ostreros son conocidos por sus picos gruesos y fuertes y cuerpos rechonchos. Haematopus palliatus (American Oystercatcher) es la única especie que se reporta para Honduras y por los momentos no se ha garantizado que la especie se reproduzca en el Pacífico hondureño, pero es sabido de individuos migratorios anillados en el Este de Estados Unidos visitan el Golfo de Fonseca regularmente.

Jacanidae: Esta singular familia comprende especies en donde los machos realizan la mayoría de tareas en los procesos de incubación de huevos y crianza de los polluelos. Si bien Jacana spinosa  (Northern Jacana) no está orientada a lugares meramente costeros, se le considera una ave playera técnicamente.

Charadriidae: Una variada y cosmopolita familia que alberga aves migratorias y residentes para Honduras. Es la segunda familia de aves playeras en el país con mayor número de especies. Sus adaptaciones van de picos usualmente cortos a ojos muy útiles al momento de detectar movimiento en la arena y lodo.

Scolopacidae: En Honduras se ha reportado 27 especies y todas se reproducen en Norte América. Sus dimensiones van desde pequeñas aves en las especies del género Calidris a individuos grandes como los integrantes de los géneros Limosa y Numenius. La mayoría de ellas migran a través del Pacífico, pero a menudo son encontrados algunos individuos tierra adentro en lagunas, lagos y ríos del interior.

El día comenzó bien, con la migración activa de Mississippi Kite observada desde el autobús mientras conducíamos por la ciudad de Choluteca, de camino a la Reserva El Jicarito. Antes de llegar a la reserva, escaneamos los alambres del tendido eléctrico en busca de Plain-breasted Ground-Dove, que no es un ave playera, sino una pequeña paloma que es muy local en Honduras, pero a menudo encontrada en el camino de acceso a El Jicarito. Se encontró un macho, que era una nueva especie para muchos participantes. Otras especialidades sureñas observadas en el camino a El Jicarito incluyen un par de Harris’s Hawks, y grupos de Dickcissels migrando activamente. Una vez en la reserva, observamos aves playeras residentes, como Double-striped Thick-knee, Black-necked Stilt y Northern Jacana, así como las aves playeras migratorias como Whimbrel, Pectoral Sandpiper, Spotted Sandpiper, Greater Yellowlegs y Lesser Yellowlegs. Otras aves dignas de mención incluyeron Ruddy-breasted Seedeater (nuevo para muchos participantes), así como un gran grupo de Gull-billed Terns, algunas Caspian Terns, Roseate Spoonbills y una Anhinga. Hicimos una parada en los manglares donde encontramos Mangrove Vireo, Ladder-nacked Woodpecker y la subespecie distintiva de manglar de Yellow Warbler. Para muchos participantes, esta fue la primera vez pajareando en Choluteca, obteniendo un sabor de sus aves y su clima.

IMG-20180912-WA0010

Fotografía 2. Primeros avistamientos al llegar a El Jicarito. Claudia Anduray ©

IMG-20180908-WA0014

Fotografía 3. La revisión de estos extensos humedales toma su tiempo para poder lograr contar todas las aves playeras que aquí se encuentran. Gilberto Flores-Walter ©

IMG-20180912-WA0012

Fotografía 4. El Área de Manejo Hábitat/Especie El Jicarito comprende el sitio más avidiverso en el departamento de Choluteca, de acuerdo a los datos suministrados en eBird.og.  Claudia Anduray ©

Especie La Ostia Puente Río Choluteca El Jicarito, calle norte El Jicarito, entrada principal
Himantopus mexicanus (Black-necked Stilt) 3 6 143
Charadrius wilsonia (Wilson’s Plover) 21
Charadrius semipalmatus (Semipalmated Plover) 5
Numenius phaeopus (Whimbrel) 3 7
Calidris minutilla (Least Sandpiper) 23 3
Calidris pusilla (Semipalmated Sandpiper) 3
Calidris mauri (Western Sandpiper) 1
Calidris melanotos (Pectoral Sandpiper) 42
Calidris sp. 7
Actitis macularius (Spotted Sandpiper) 5 2 10 5
Tringa semipalmata (Willet) 2
Tringa flavipes (Lesser Yellowlegs) 1 1 14
Tringa melanoleuca (Greater Yellowlegs) 1 5
Burhinus bistriatus (Double-striped Thick-knee) 2 22
Jacana spinosa (Northern Jacana) 2 3

Cuadro 1. 14 especies de aves playeras contabilizadas y 368 individuos, con un total absoluto de 375 reportadas. 10 especies  migratorias registradas, 2 especies residentes, mientras que Charadrius wilsonia (Wilson’s Plover) e Himantopus mexicanus (Black-necked Stilt) entran como especies con poblaciones residentes y migratorias. No se sabe a ciencia cierta las estimaciones de lo que se considera residente en Golfo de Fonseca por cada una de estas especies, pero es conocido que ambas anidan en salineras principalmente.

Después del almuerzo en Choluteca, se visitó el Puente Sol Naciente sobre el río Choluteca, para buscar otra especialidad sureña, el Pearl Kite. Efectivamente, no decepcionó. También había algunas aves playeras, como Double-striped Thick-knee, Least Sandpipers y Spotted Sandpipers. Nuestra última parada del día fue en una salinera en Valle llamada La Ostia, donde las aves playeras incluían Wilson’s Plover, Semipalmated Plover, Whimbrel, Least Sandpiper, Semipalmated Sandpiper, Western Sandpiper, Spotted Sandpiper, Willet y Lesser Yellowlegs. Cuando estaba oscureciendo, se encontró con un par de Mangrove Rails llamando y corriendo por los manglares adyacentes a la salinera. Fue un día largo con exactamente 100 especies de aves registradas ese día, incluidas muchas ‘aves nuevas’ para todos.

IMG-20180908-WA0034

Fotografía 5. Algunas aves playeras frecuentan depósitos de agua dulce o corrientes no turbulentas como la del Río Choluteca. Gilberto Flores-Walter ©

IMG-20180915-WA0020

Fotografía 6. Numenius phaeopus (Whimbrel) es particularmente reconocida por su pico largo y curvo. Se reproduce principalmente en Alaska y pasa la mayor parte de su vida en el Neotrópico. Roger Medina ©

IMG-20180915-WA0023

Fotografía 7. En Honduras se reconocen poblaciones residentes y migratorias de Charadrius wilsonia (Wilson’s Plover). Roger Medina ©

Captura de pantalla (10)

Figura 1. Orgullosos de ser parte de un evento mundial. Tomado de worldshorebirdsday.wordpress.com

Captura de pantalla (12)

Figura 2. Bastante participación a nivel de la región. Tomado de worldshorebirdsday.wordpress.com

Fue gratificante estar en el campo contando aves playeras pensando que al mismo tiempo, cientos de personas en todo el mundo estaban haciendo lo mismo. A siete días de haber finalizado el evento se contabilizaban 146 especies de aves playeras a nivel global, 865 listas compartidas y 685 sitios de conteos.

Agradecimientos

Se agradece a Manomet Inc. por su interés en las aves playeras del Golfo de Fonseca,  apoyando en los últimos años  en censos de monitoreo en la región y por los fondos canalizados a través de la ASHO para tal evento relacionado con este interesante grupo de aves. También se agradece a la ingeniera Alejandra Reyes del Instituto de Conservación Forestal Áreas Protegidas y Vida Silvestre (ICF) que en el marco del convenio de colaboración con nuestra organización hizo posible la movilización de todo el grupo de observadores a los humedales de la zona Sur. Así mismo, la muestras de agradecimiento a Susana Ferreira por la coordinación en Tegucigalpa y Claudia Anduray y Sara Girón en Choluteca, todas de ICF.

Esta entrada fue publicada en Aves de Honduras, Club de Observación de Aves Los Alzacuanes, Club observación de aves Clorofonias, eBird.org, Monitoreo de Aves, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s