VISITA DEL CLUB DE OBSERVACIÓN DE AVES ALZACUANES A LAGUNA RESORT, LA TRINIDAD

Contribuidores de la nota: Mayron McKewy Mejía y Gilberto Flores-Walter, miembros de la Asociación Hondureña de Ornitología y del Club de Observación de Aves (COA) Alzacuanes. Edición para página web: Karla Lara, miembro de la Asociación Hondureña de Ornitología.

El pasado 20 de diciembre de 2018 se programó una visita por parte del COA Alzacuanes a un sitio de interés denominado “Laguna Resort, La Trinidad”. Este sitio se ubica aproximadamente a 30 km al sur de Tegucigalpa, específicamente en el municipio de Sabanagrande. Es de fácil acceso, pues todo el trayecto es sobre la carretera panamericana y justo al llegar al Valle de la Santísima Trinidad, se debe de tomar un pequeño desvío situado a mano la izquierda (viniendo de Tegucigalpa), donde prevalecen unas antiguas instalaciones del cuerpo de bomberos.


Fotografía 1. Vista Noroeste de la laguna. Foto: Mayron McKewy Mejía ©

El sitio es principalmente una pequeña laguna artificial bordeada por calles polvorientas. Su profundidad es incierta debido a lo turbio que luce el agua, pero según quienes cuidan el lugar, es considerablemente honda. Al observar la infraestructura del sitio, da la impresión que fue construido para fines turísticos, pero con el paso de los años, su deterioro es visible. Más notorio, son unos juegos abandonados para niños.


Fotografía 2. Vista este de la laguna. Por estar a más mil metros sobre el nivel del mar las mañanas suelen ser muy  frescas. Foto: Gilberto Flores-Walter ©.

Apenas a un km al noroeste del sitio, se ubica el Monumento a la Batalla de La Trinidad, un sitio importante e histórico a nivel nacional. Para 1827, el general salvadoreño, Manuel José Arce, quien presidía la Federación Centroamericana, dio orden al coronel Justo Milla para derrocar al gobierno de Dionisio de Herrera. En abril de ese año, Milla prepara ataque en Comayagua, mientras que, a su vez, el general Francisco Morazán dirigía las fuerzas de defensa. Morazán es reculado por el contingente de Milla; y Herrera es capturado y enviado a Guatemala. Morazán, decidido a recobrar el poder, se refuerza con elementos nicaragüenses, salvadoreños y hondureños; y el 11 de noviembre de 1827, se enfrenta nuevamente a la división de Milla por varias horas en La Trinidad, saliendo victorioso. Morazán y su gente avanzarían al día siguiente a Tegucigalpa y posteriormente a Comayagua de manera triunfal. A 191 años de la Batalla de La Trinidad, su legado es más conocido a través de una imagen en el billete de cinco lempiras en su reverso.

Después de esta breve reseña histórica, y retomando el sitio de interés para la observación de aves; dada la disposición y distanciamiento entre árboles, se cree que varios de estos, han sido sembrados, como por ejemplo Eugenia cumini, que, a la fecha de redacción de esta nota[1], contiene frutos maduros, los cuales son aprovechados por las aves en el día; y presumiblemente, por murciélagos en la noche.

La entrada al sitio mantiene partes arbustivas donde predomina el carbón (Acacia sp.), pero considerablemente pequeños. Sabanagrande es un pueblo muy conocido culinariamente por sus rosquillas a base de cuajada y que, al momento de prepararlas, son introducidas en hornos en forma de domos, los cuales son abastecidos con leña de este árbol (carbón). Otras plantas notables fueron observadas, como los agaves y varios caulotes (Guazuma sp.). No obstante, los cerros que se erigen tras la laguna son compuestos mayormente de pino y algunos encinos. Habiendo dicho lo anterior, en tan pequeño circuito, de al menos 1.6 km, se cuenta con hábitats idóneos para aves de matorrales, de pinares y en los cielos, posibles avistamientos de migración de rapaces en los meses correctos.

La observación de aves en esta ocasión estuvo a cargo de dos integrantes del club, que por uno lapso de 90 minutos, lograron contabilizar 48 especies de aves. Esto, como parte de las salidas mensuales a distintos sitios programadas por el club. Al momento de escribir esta nota, el sitio solamente había sido visitado por siete observadores; con 30 listas completas en eBird y 134 especies de aves registradas. El día de la gira, se logró agregar una nueva especie para el sitio, Martín pescador amazónico[2] (Chloroceryle amazona – Amazon Kingfisher).

Se encontró al menos tres individuos del Cabezón común2 (Pachyramphus aglaiae – Rose-throated Becard) en lo alto de una Ceiba pentandra silbando a cada momento. La subespecie P. a. latirostris se sabe que ocurre en la pendiente del pacífico de Honduras y el este de El Salvador, la cual suele ser más pálida (en machos) que otras subespecies de la región. Una reducida parte de la laguna es dominada por Typha sp., donde se refugian los Chipes cara negra2(Geothlypis trichas – Common Yellowthroat), quienes casi no salen a la vista. Aquí posiblemente sea un buen sitio para observar otras especies de aves, que no pudimos detectar en esta gira.


Fotografía 3. Eumomota superciliosa (Turquoise-browed Motmot) demostrando el porqué de cejas turquesas. Foto: Mayron McKewy Mejía ©.

La planta Eugenia cumini, al estar con frutos, era visitada mayormente por zorzales y en su momento, una Lora frente blanca2 (Amazona albifrons – White-fronted Parrot). También se observó un frenesí del Chipe ceja blanca2 (Oreothlypis peregrina – Tennessee Warbler) alimentándose del dulce néctar de Pehria compacta que se encontraba en floración. Se trató de encontrar otra especie escudriñando las flores, pero aparentemente no había ninguna otra forrajeando. Y ya casi al cierre de la gira, se encontró una pareja del Fruterio elegante2 (Euphonia elegantissima – Elegant Euphonia), alimentándose de los diminutos frutos de muérdago (Struthanthus orbicularis).


Fotografía 4. Turdus grayi (Clay-colored Thrush) degustando los frutos maduros de Eugenia cumini. Foto: Mayron McKewy Mejía ©.

Fotografía 5. Un casi invisible Oreothlypis peregrina (Tennessee Warbler) al centro de la imagen con restos de polen de Pehria compacta en su frente. Foto: Mayron McKewy Mejía ©.

Fotografía 6. Macho de Euphonia elegantissima (Elegant Euphonia) alimentándose de las bayas de muérdago. Esta planta epífita es muy apetecida por varias especies del género Euphonia. Se observó a este macho defecando numerosas semillas que quedaron colgando de una delgada rama. Presumiblemente asegurando más muérdago para que creciera. Foto: Mayron McKewy Mejía ©.

El sitio de interés parece prometedor y puede que el número de aves registradas incremente significativamente a medida que otros observadores lo visiten más periódicamente. Un agradecimiento especial al licenciado en biología y experto en botánica, Hermes Vega, por su colaboración en la verificación de las especies vegetales.

Enlace del listado completo subido a eBird:

https://ebird.org/view/checklist/S50817715

Referencias bibliográficas consultadas:

Fagan, J. & Komar, O. 2016. Peterson, Field Guide to Birds of Northern Central America. Houghton Mifflin Harcourt Publishing Company. New York.

Martínez López, E. 1966. Biografía del General Francisco Morazán. Comayagüela, Honduras.  Publicaciones del Ministerio de Educación Pública. Cuarta Edición.

www.ebird.org


[1] Fecha redacción de la nota: 27 de diciembre, 2018.

[2] Nombres comunes en español tomados de: Mejía Parada y Zelaya Alberto. 2015. Honduras Birding Paradise Checklist. Asociación Hondureña de Ornitología (ASHO).

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s