Gira de observación de aves en la Reserva Privada Rawacala, Cortés.

Contribuidor de la nota: Francisco Dubón. Edición para la página web: Karla Lara. Ambos miembros de la Asociación Hondureña de Ornitología.

El domingo 21 de octubre de 2018, cinco miembros del Club de Observación de Aves Los Zorzales del Valle de Sula realizaron una gira en la Reserva Privada Rawacala. Esta reserva está ubicada en la comunidad de El Paraíso, Omoa, Cortés. El ecosistema predominante es bosque húmedo latifoliado con elevaciones de 90 a 200 msnm. Debido a la cercanía de este sitio con la costa atlántica (aproximadamente 1.5 kilómetros), es posible la observación de algunas especies de aves marinas, desde algunos tramos del recorrido.

Fotografía 1. Miembros del COA Los Zorzales que participaron en la gira. De izquierda a derecha: Adrián Perdomo, Pablo Bedrossian, Héctor Moncada y Francisco Dubón. No aparece Hipólito Pavón en la fotografía. Francisco Dubón©
Fotografía 2. Vista de la Bahía de Omoa desde uno de los miradores en la reserva, a una elevación aproximada de 190 msnm. Francisco Dubón ©

La gira realizada por el Club tuvo una duración de cuatro horas con 42 minutos, con un recorrido de 2.82 kilómetros dentro de la reserva. La hora de inicio fue a las 06:44 am y el clima durante la gira fue soleado, sin viento y temperaturas variando de 27°C a 32°C. Se lograron registrar 66 especies de aves, de las cuales dos fueron nuevos reportes en eBird para este sitio, Rose-breasted Grosbeak (Pheuticus ludovicianus) y Amazon Kingfisher (Chloroceryle amazona). Con estos dos nuevos reportes, el sitio de interés o hotspot, llega a un total de 201 especies reportadas.

Fotografía 3. Miembros del COA Los Zorzales observan y fotografían a un Rose-breasted Grosbeak (Pheuticus ludovicianus), el cual es nuevo registro para el sitio. De izquierda a derecha: Adrián Perdomo, Pablo Bedrossian, Héctor Moncada. Francisco Dubón ©

El ave más destacada observada durante la gira fue un macho de White-whiskered Puffbird (Malacoptila panamensis). Esta ave es poco común en los bosques húmedos de la costa norte y es difícil de detectar debido a que suele percharse inmóvil en partes oscuras del sotobosque. Otras especies destacadas fueron: Black-cowled Oriole (Icterus prosthemelas) y Red-capped Manakin (Ceratopipra mentalis).

Fotografía 4. Macho de White-whiskered Puffbird (Malacoptila panamensis). Francisco Dubón © 
Listado completo en eBird: https://ebird.org/view/checklist/S49450271.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Mi experiencia como integrante del COA Clorofonias en el conteo mundial de aves playeras en 2018

Contribuidora de la nota: Diana B. Raudales. Edición para el blog: Karla Lara. Ambas miembros de la Asociación Hondureña de Ornitología.

Amar nos lleva a proteger, pero ¿cómo amar? y ¿proteger lo que no se conoce?, ¿Cuántas personas conocen las aves playeras?, ¿Qué sabemos de ellas?

De patas largas y plumajes generalmente discretos, pero capaces de realizar las migraciones más extremas, las aves playeras son sencillamente admirables, a su vez, son importantes indicadores biológicos, por estas y más razones se ha declarado el 6 de septiembre como el “Día Mundial de las aves playeras”. Con motivo de esta celebración, la Asociación Hondureña de Ornitología (ASHO) organizó un conteo de aves playeras en Choluteca, del 7 al 9 de septiembre del 2018, donde el COA Clorofonia fue invitado a participar.

Clubes de diferentes regiones se dieron cita en el municipio de Santa Ana el día viernes 7 de septiembre. Nos hospedamos en el hostal “Las Victorias”. Ese mismo día por la noche, nuestros guías y miembros de la ASHO, John van Dort y Roselvy Juárez, ofrecieron una interesante presentación sobre el tema, así como una breve explicación de las actividades de avistamiento para el siguiente día.

Despertamos el sábado a la madrugada, y nos esperaba una larga jornada. Partimos rumbo a la Reserva El Jicarito, en Choluteca. Empezamos nuestros avistamientos desde mucho antes de siquiera llegar a nuestro destino. En el camino y desde el autobús, pudimos observar una bandada de Mississippi Kite (Ictinia mississippiensis) en plena migración, un ejemplar de Plain-breasted Ground-Dove (Columbina minuta), una pequeña palomita que no se ve con frecuencia en otros sitios, un par de Harris’s Hawk (Parabuteo unicinctus), Ruddy-breasted Seedeater (Sporophila minuta), un lifer para muchos; así como varios grupos de Dickcissel (Spiza americana).

Llegando por fin a la Reserva El Jicarito, el famoso calor del sur se hizo sentir, pero esto no impidió que disfrutáramos de la belleza del paisaje y de la abundante variedad de especies de aves acuáticas y playeras. Entre estas pudimos observar Double-striped Thick-knee (Burhinus bistriatus), Black-necked Stilt (Himantopus mexicanus), Whimbrel (Numenius phaeopus), Pectoral Sandpiper (Calidris melanotos), Spotted Sandpiper (Actitis macularius), Greater Yellowlegs (Tringa melanoleuca), y Lesser Yellowlegs (Tringa flavipes); todas estas especies en compañía de otras, como Caspian Tern (Hydroprogne caspia), Wood Stork (Mycteria americana), Anhinga (Anhinga anhinga), White Ibis (Eudocimus albus), Yellow-crowned Night-Heron (Nyctanassa violacea), y las muy llamativas, Roseate Spoonbill (Platalea ajaja).

Fotografía 1: Panorámica de la reserva El Jicarito. Foto: Diana B. Raudales©.

Antes de regresar al autobús, hicimos una corta caminata por un camino entre los manglares. En este punto, había tantas aves brincando de rama en rama que fue difícil concentrarse en una sola. Destacaron especies como Mangrove Vireo (Vireo pallens), Yellow Warbler (Mangrove) (Setophaga petechia), y Ladder-backed Woodpecker (Dryobates scalaris). Después de un merecido y necesario almuerzo, emprendimos el camino de regreso a Santa Ana, pero antes visitaríamos un par de sitios más.

Fotografía 2: Nuestros guías, John van Dort y Roselvy Juárez, observando aves con algunos de los miembros de los diferentes clubes de observación de aves. Foto: Diana B. Raudales©.

Hicimos una parada en el puente sobre el río Choluteca, nuestros guías sugirieron buscar una pequeña rapaz, muy propia del sur; el Pearl Kite (Gampsonyx swainsonii). Y sí, perchado en lo más alto de un árbol distante, lo encontramos. También vimos otras aves interesantes en este lugar.

Finalizamos la jornada visitando la salinera “La Ostia”, aquí pudimos encontrar ejemplares de varias especies, entre ellas, Wilson’s Plover (Charadrius wilsonia), Least Sandpiper (Calidris minutilla), Semipalmated Plover (Charadrius semipalmatus), Semipalmated Sandpiper (Calidris pusilla), Spotted Sandpiper (Actitis macularius), Whimbrel (Numenius phaeopus), Willet (Tringa semipalmata), y otras. Tuvimos la suerte de escuchar y ver una pareja de Mangrove Rail (Rallus longirostris), escondidos en la espesura de los manglares.

El sol se ocultó, no sin antes regalarnos un atardecer espectacular; y cansados pero muy contentos regresamos al hospedaje. Este es el tipo de experiencias que nos hacen tener una nueva comprensión sobre las aves, nos hace valorarlas y querer protegerlas.

Fotografía 3: Individuos de Yellow-crowned Night-Heron (Nyctanassa violacea), Willet (Tringa semipalmata), Whimbrel (Numenius phaeopus) y Wilson’s Plover (Charadrius wilsonia). Foto: Diana B. Raudales©.

Fotografía 4: Individuos de Black-necked Stilt (Himantopus mexicanus). Foto: Diana B. Raudales©.

Listados en eBird:

https://ebird.org/view/checklist/S48578568

https://ebird.org/view/checklist/S48578566

https://ebird.org/view/checklist/S48578574

https://ebird.org/view/checklist/S48578577

https://ebird.org/view/checklist/S48578583

https://ebird.org/view/checklist/S48578588

https://ebird.org/view/checklist/S48578594

Publicado en Aves de Honduras, Club observación de aves Clorofonias, Día Mundial de las Aves Playeras | Deja un comentario

Participación del Club de Observación de Aves de Siguatepeque en el Festival de las Flores 2018

Contribuidores de la nota: Nazario Valladares, Karina Trochez y Romel Romero. Edición para la página web: Carlos Alexander Z. Alberto . Miembros de la Asociación Hondureña de Ornitología.

En el marco del IV Festival de las Flores, el Club de Observación de Aves de Siguatepeque, impartió el taller teórico-práctico: “Aprendiendo a ser un Detective de Aves”. Entre las actividades que se realizaron  se incluyeron charlas y prácticas de identificación de aves en el campo, participación en el desfile del festival y un concurso de fotografía.

El taller fue impartido por los miembros del Club de Observación de Aves de Siguatepeque: Lic. Romel Romero, Lic. David Meza, Licda. Linda Lee Suazo, Ing. Dagoberto Ulloa , Ing. Jairon Castellanos y el joven Oscar Suazo Jr. 

Dicho evento fue realizado en el Parque Experimental San Juan del 5 al 7 de Octubre de 2018, el cual contó con la participación de miembros del club y publico en general, para algunos de los asistentes fue su primera experiencia observando aves y quedaron motivadas para integrarse a las actividades programadas por el club.

Fotografía 1. Participantes del taller “Aprendiendo a ser detective de aves”. Karina Trochez ©

Se impartieron clases teóricas, conociendo las generalidades  y características de las aves de Honduras y en especial las de Siguatepeque, los participantes pudieron aprender como identificar una especie en el campo aprendiendo a diferenciar sus cantos, color del plumaje, forma del pico entre otros factores, además de  aprender la importancia de preservar sus  hábitats.  El sábado la actividad  inicio (06:00 a.m.) con una mañana fría y lluviosa, con el ingrediente adicional que ese día a nivel mundial se celebraba el October Big Day. Se hizo un recorrido por los senderos del Parque, logrando identificar 40 especies de aves entre pibíes, colibríes, martínes pescadores, zorzales y garzas nocturnas. Este recorrido culmino con la discusión del Código de Ética para la Observación de Aves por el Lic. Romel Romero.

DSC_5929

Encabezando el desfile la niña Ashley Mariel Romero, la cual viste un bonito vestido con la imagen de la Guamaya Roja (Ara macao), Ave Nacional de Honduras, rodeada por dos niñas con vestidos alusivos a las reservas bilogicas cercanas a Siguatepeque. Karina Trochez©

Al medio día se acompañó en los desfiles del Festival de las Flores, la participación del club fue encabezada por dos hermosas jóvenes, quienes sostenían en una base de madera el logo del club, la Urraca capucha celeste (Cyanolyca cucullata), seguidamente se presentó un traje típico resaltando nuestra ave nacional la Guacamaya roja (Ara macao), exhibido con mucho orgullo por una niña adolescente, miembro fundador del Club. Posterior se presentó una carroza la cual fue adornada con hermosas flores y hojas naturales mostrando con ello la importancia de conservar las áreas verdes que aun se conservan en la periferia de la Ciudad.

Fotografía 3. La carroza del Club fue dedicada a la Urruca capucha celeste, ave insignia del Club de observación de Aves de Siguatepeque. Moisés Castañeda ©

Nos acompañaron niños, jóvenes y adultos mostrando cuadros con mensajes para generar conciencia a la conservación y la educación ambiental. Al finalizar el desfile muchas personas se acercaron para tener más información del Club, fechas de pajareadas, reuniones y los objetivos que nos impulsan a continuar realizando actividades que contribuyen a posicionar aún más el destino para la observación de aves.

Fotografía 4. A pesar de la lluvia encontramos sitios para observar las aves y captar los mejores momentos de las aves ese día. Romel Romero ©

El domingo la jornada comenzó (07:00 a.m.) con un agradable clima que caracteriza la ciudad de Siguatepeque, ¡sorpresa! ya que ese día el recorrido nos acompañaron desde San Pedro Sula el Dr. Juan Ramon Collart y su esposa Doña Vera de Collart, se nos unió además Kenia Maribel de Paz miembro del Club de Observación de aves Caciques y Moisés Castañeda miembro del Club de Observación de Aves de la Sierra Lenca. Dentro de ese recorrido se observaron 34 especies, entre taragones, pájaros carpinteros, chorchas, gavilanes, chipes, etc.

Al concluir esta actividad (9:00 a.m.) nos trasladamos a la cabaña para comenzar los protocolos de clausura del taller y entrega de diplomas. No sin antes aprender acerca del uso de eBird y Merlin (dos aplicaciones del Laboratorio de Cornell muy útiles para pajareros principiantes, intermedios y avanzados, para validar reportes y la identificación de aves. Ahhhh y por cierto son gratuitas en las plataformas IOS y Android), la  charla fue impartida por Oscar Suazo Jr. revisor de eBird.org  para el Club.

Durante los tres días que duro el festival, se realizó una exposición de fotografías de aves, dividiéndose esta en tres categorías: Aves de Honduras, Aves de Siguatepeque y categoría Jóvenes Aficionados, así mismo; se premió la fotografía más gustada en redes sociales.

Fotografía 5. Momento en que David Meza recibía su premio del primer lugar de la categoría Aves de Siguatepeque. Karina Trochez ©

En la categoría  Aves de Siguatepeque resultó ganadora la fotografía de  David Meza, el cual logró una buena foto de un Cernícalo americano (Falco sparverius) tomada en el Batallón de Ingenieros y la foto más gustada en redes sociales fue la de  Oscar Suazo Jr., el cual nos mostró la belleza de un Quetzal (Pharomachrus mocinno) tomada en la Reserva Biológica de Montecillos.

Al finalizar la participación en la jornada de charlas, pajareadas y desfile, todos los miembros del club están muy motivados a continuar realizando las actividades que se tienen planificadas para ejecutar en el ultimo trimestre del año 2018.

Si usted desea ser miembro del Club de Observación de Aves de Siguatepeque por favor escribanos a avesdesiguatepeque@gmail.com  

Publicado en Club de Observación de Aves de Siguatepeque, Detectives de Aves., Noticias | Deja un comentario

Pajareada Mensual en la Reserva Natural Privada Finca Las Palmas por el Club de Observación de Aves Alzacuanes, durante septiembre de 2018

Contribuidor de la nota: Gilberto Flores-Walter. Edición para la página web:  Karla Lara. Ambos miembros de la Asociación Hondureña de Ornitología.

 

La aventura comenzó el sábado 15 de septiembre a las cinco de la tarde, cuando comenzamos a conducir desde Tegucigalpa hacia la Reserva Natural Privada (RNP) “Finca Las Palmas”, ubicada a siete kilómetros de Danlí, en el Departamento de El Paraíso. Una vez en Las Palmas, los tres miembros del Club, nos instalamos e hicimos un monitoreo nocturno donde encontramos tres individuos de Middle American Screech-Owl (Megascops guatemalae) y un Mottled Owl (Ciccaba virgata), este último, siendo nuevo registro para la reserva.

Foto Grupal 2

Fotografía 1. Miembros del Club de Observación de Aves Alzacuanes que participaron durante la pajareada mensual. Gilberto Flores-Walter ©

Al día siguiente, domingo 16 de septiembre, comenzamos la pajareada mensual a las 5:20 am y con mucho ánimo. Participamos un total de ocho personas, tres miembros del Club y cinco personas externas. Las primeras aves detectadas durante la pajareada, fueron grupos de varios individuos de Band-backed Wren (Campylorhynchus zonatus), Bushy-crested Jay (Cyanocorax melanocyaneus) y Plain Chachalaca (Ortalis vetula), vocalizando y dando gracias por la lluvia de la noche anterior, en perfecta sintonía con los rugidos de un grupo de más de 40 monos olingos (Alouatta palliata), que se quedó la noche anterior cerca de la casa, ya que ahorita hay muchos árboles con alimento.

Foto Grupal

Fotografía 2. Grupo total de participantes durante la pajareada mensual de septiembre 2018 por parte del Club de Observación de Aves Alzacuanes. Gilberto Flores-Walter ©

Pajareamos cerca de la casa de Las Palmas, y luego recorrimos la entrada de acceso a la reserva por medio kilómetro. Después, nos desviamos por medio de cafetales y bosque mixto, hasta llegar a la laguna de tilapia de la reserva, donde finalizó el recorrido a media mañana.

DSCF9907

Fotografía 3. Casa principal de la Reserva Natural Privada Finca Las Palmas, Danlí. Gilberto Flores-Walter ©

pajareando en la laguna

Fotografía 4. Participantes observando aves en la laguna de tilapia de la Reserva. Gilberto Flores-Walter ©

Logramos detectar un total de 60 especies de aves durante la gira, la mayoría de ellas residentes, y un total de 300 individuos durante el recorrido, obteniendo dos nuevos registros para Finca Las Palmas, Mottled Owl (Ciccaba virgata) y Yellow-green Vireo (Vireo flavoviridis), y llegando así a un total de 201 especies registradas actualmente para el área.

Northern Emerald Toucanet 2

Fotografía 5. Individuo de Northern Emerald-Toucanet (Aulacorhynchus prasinus) observado en Finca Las Palmas. Gilberto Flores-Walter ©

Rusty Sparrow 3

Fotografía 6. Individuo de Rusty Sparrow (Aimophila rufescens) observado en Finca Las Palmas. Gilberto Flores-Walter © 

Listados en eBird:

https://ebird.org/view/checklist/S48537394

https://ebird.org/view/checklist/S48583752

https://ebird.org/view/checklist/S48583767

https://ebird.org/view/checklist/S48583793

 

 

Publicado en Aves de Honduras, Club de Observación de Aves Los Alzacuanes, Sin categoría | Deja un comentario

Monitoreo del milano caracolero (Rostrhamus sociabilis) en humedales del Lago de Yojoa

Contribuidor de la nota: Romel Romero, miembro de la Asociación Hondureña de Ornitología.

 

Durante el 25 de agosto se realizó el segundo monitoreo del año 2018 del Milano Caracolero (Rostrhamus sociabilis) organizado  por el Club de Observación de Aves Clorofonias, donde se contó con la participación de miembros del club, así como también de otros clubes afiliados a la ASHO como los Zorzales de San Pedro Sula, Coas de Santa Rosa de CopánClub de Siguatepeque.  También contamos con la participación del campeón nacional de Taekwondo, Miguel Ferrera, quien tuvo la experiencia de realizar su primer pajareada.

La jornada  inició a las 06:30 am en Honduyate. Se contó con la presencia de 16 participantes, los cuales se conformaron en dos grupos, ya que gracias al apoyo de la Asociación de Municipios para la Protección del Lago de Yojoa (AMUPROLAGO), se tenían dos lanchas a disposición del conteo. Sin embargo, a pesar de las dos lanchas, no cabíamos todos, por lo que se decidió utilizar únicamente  una lancha de AMUPROLAGO, y entre todos, tuvimos que hacer una colecta para rentar una lancha más grande con el Sr. Ramón Pineda de Rancho Bella Vista.

Sanil Kite Macho

Fotografía 1. Macho de Rostrhamus sociabilis. A menudo tienen sus sitios preferidos donde posar. Romel Romero ©

 

Varios Snail Kite

Fotografía 2. Una escena típica en el Lago de Yojoa, mostrando el despliegue de varios milanos caracoleros.  Romel Romero ©

Jornada de Monitoreo

Fotografía 3. Durante la jornada de conteo. Abiel Martínez ©

A continuación, se detallan los sitios visitados por cada equipo, sus respectivos líderes, enlaces de las listas ingresadas en eBird y la cantidad de individuos observados del Milano caracolero (R. sociabilis) en cada sitio visitado (Mapa 1).

Equipo #1 Liderado por Romel Romero y apoyado por Diana Raudales
Participantes = 8 Personas
 
# Ruta/Sitio de Interés Listado en eBird Individuos
1 Ruta Noreste de Monitoreo https://ebird.org/hotspot/L3162658 105
2 Sector Honduyate https://ebird.org/hotspot/L1359519 5
3 Sendero al Occidente del Canal en Aldea Los Naranjos https://ebird.org/hotspot/L4239070 27
4 Ruta Noroste de Monitoreo https://ebird.org/hotspot/L3162678 20
Sub Total 157
Equipo #2 Liderado por Alex Matute y apoyado por Abiel Martínez
Participantes = 8 Personas
# Ruta/Sitio de Interés Listado en eBird Individuos
1 Ruta Sureste de Monitoreo https://ebird.org/hotspot/L3162649 93
2 Sector La Ensenada https://ebird.org/hotspot/L3799497 36
3 Sector El Novillo https://ebird.org/hotspot/L3164002 34
Sub Total 163
Total Monitoreo Milano Caracolero (Rostrhamus sociabilis) 320

Equipo #1 liderado por Romel Romero y asistido por Diana Raudales. foto cortesia de Juan Carlos AMUPROLAGO

Fotografía 4. Equipo número 1 dirigido por Romel Romero y asistido por Diana Rudales. Romel Romero ©

equipo #2 liderado por Alex Matute y asistido por Abiel Martinez, foto cortesia Alex Matute

Fotografía 5. Equipo número 2 liderado por Alex Matute y asistido por Abiel Martínez. Alex Matute  ©

Los dos grupos hicieron un esfuerzo para cubrir todo el humedal, logrando reportar 320 individuos de R. sociabilis y 18 nidos (se contaron los nidos donde había un individuo echado), lo que representa un incremento de población del 68% en relación con el mismo mes de agosto del año 2017 (Gráfico 1)

Snail Kite

Fotografía 6. Macho de milano caracolero en el nido. Romel Romero ©

Captura de pantalla (13)

Gráfico 1. Comparativo de monitoreos del Club en el mes de agosto en los años 2016, 2017 y 2018

mapa caracolero

Mapa 1. Sitios de interés donde se monitoreo la abundancia de Rostrhamus sociabilis durante el mes de agosto 2018.

Asistentes al Monitoreo del Milano Caracolero agosto 2018

Fotografía 7. Grupo total de participantes en el monitoreo del milano caracolero en agosto de 2018. Romel Romero ©

Como club se tiene el objetivo de seguir monitoreando esta especie en los próximos años, ya que es una especie emblemática para la cuenca del Lago de Yojoa, el cual es considerado uno de los mejores sitios para la observación de esta especie y de mucho atractivo para el aviturismo internacional.

Publicado en Aves de Honduras, Club de Observación de Aves Coas, Club de Observación de Aves de Siguatepeque, Club de Observación de Aves Los Zorzales, Club observación de aves Clorofonias, eBird.org, Monitoreo de Aves, Sin categoría | Deja un comentario

CLUBES DE LA ASHO EN EL CONTEO MUNDIAL DE AVES PLAYERAS 2018

Contribuidores de la nota: Mayron McKewy Mejía, John van Dort y Gilberto Flores-Walter, miembros de la Asociación Hondureña de Ornitología.

 

Del 5 al 11 de septiembre de 2018 se llevó a cabo el Conteo Mundial de Aves Playeras. Un evento que por cuarto año consecutivo se realiza a nivel global para alcanzar interés en las aves playeras y sus hábitats y conectando personas en todo el planeta con las mismas preocupaciones, pero también buscando soluciones para su conservación y monitoreo. Más del 50% de las especies de aves playeras del mundo cuentan con considerables declives en sus poblaciones, y dado que muchas de ellas cumplen ciclos  de vidas migrando a través de distintos países y ecosistemas, las iniciativas de conservación deben ser tomadas aceleradamente para contrarrestar dichas disminuciones.

Es por ello que lograr el interés de más público, como bien reza uno de los objetivos del Conteo Mundial de Aves Playeras es de vital importancia, puesto que es crucial saber qué conservar. De ese modo, se invitó a miembros de clubes de observación de aves a ser partícipes del evento a una de las zonas más provechosas en cuanto a aves playeras se refiere.

La Asociación Hondureña de Ornitología cuenta con 11 clubes de observación, distribuidos en zonas de mucha importancia en el país. Sin embargo, las aves playeras no están en todos lados y para la gran mayoría de los miembros de clubes éstas aves representan un reto absoluto.

La jornada comenzó con la llegada de participantes el viernes 7 de septiembre a Santa Ana, Francisco Morazán, un pequeñísimo municipio al Sur de Tegucigalpa. Aquí se contó con la presencia de:

Club de Observación de Aves Los Alzacuanes

Gilberto Flores-Walter

Luis Favio Funes

Club de Observación de Aves de la Sierra Lenca

Luis Alberto Argueta

Roger Medina

Jilgueros Birding Club, Marcala

Guadalupe Rosalina Aguilar

Isaí López

Club de Observación de Aves Clorofonias

Diana Barrientos

Club de Observación de Aves Los Zorzales

Derick Osorto

Héctor Moncada

Club de Observación de Aves Caciques

Fernando José Pérez

Nicolás Zúniga

Julio César Bórjas

Y como facilitadores de la presentación sobre aves playeras y últimos estudios en la región John van Dort y Roselvy Juárez.

IMG_7778

Fotografía 1. Durante presentación de aves playeras en Santa Ana, el día viernes 7 de septiembre de 2018. Mayron McKewy Mejía ©

De las casi 250 especies que se consideran aves playeras en el mundo, Honduras reporta 41, distribuidas en seis familias:

Burhinidae: Una pequeña familia que solamente incluye dos géneros de patas alargadas y ojos muy grandes, mejor conocidos como alcaravanes Este grupo es encontrado en los trópicos y subtrópicos y en el caso de Honduras Burhinus bistriatus (Double-striped Thick-knee) es registrado en campos abiertos en valles centrales y ciertos puntos cercanos a la costa Pacífica.

Recurvirostridae: En el país es representada por dos especies, caracterizadas por sus elegantes y largas patas que mantienen el cuerpo de las aves fuera del alcance del agua. Sus pico son largos y finos. Himantopus mexicanus (Black-necked Stilt) posee poblaciones migratorias y residentes en ciertas salineras y camaroneras del Golfo de Fonseca y el Lago Yojoa.

Haematopodidae: Los ostreros son conocidos por sus picos gruesos y fuertes y cuerpos rechonchos. Haematopus palliatus (American Oystercatcher) es la única especie que se reporta para Honduras y por los momentos no se ha garantizado que la especie se reproduzca en el Pacífico hondureño, pero es sabido de individuos migratorios anillados en el Este de Estados Unidos visitan el Golfo de Fonseca regularmente.

Jacanidae: Esta singular familia comprende especies en donde los machos realizan la mayoría de tareas en los procesos de incubación de huevos y crianza de los polluelos. Si bien Jacana spinosa  (Northern Jacana) no está orientada a lugares meramente costeros, se le considera una ave playera técnicamente.

Charadriidae: Una variada y cosmopolita familia que alberga aves migratorias y residentes para Honduras. Es la segunda familia de aves playeras en el país con mayor número de especies. Sus adaptaciones van de picos usualmente cortos a ojos muy útiles al momento de detectar movimiento en la arena y lodo.

Scolopacidae: En Honduras se ha reportado 27 especies y todas se reproducen en Norte América. Sus dimensiones van desde pequeñas aves en las especies del género Calidris a individuos grandes como los integrantes de los géneros Limosa y Numenius. La mayoría de ellas migran a través del Pacífico, pero a menudo son encontrados algunos individuos tierra adentro en lagunas, lagos y ríos del interior.

El día comenzó bien, con la migración activa de Mississippi Kite observada desde el autobús mientras conducíamos por la ciudad de Choluteca, de camino a la Reserva El Jicarito. Antes de llegar a la reserva, escaneamos los alambres del tendido eléctrico en busca de Plain-breasted Ground-Dove, que no es un ave playera, sino una pequeña paloma que es muy local en Honduras, pero a menudo encontrada en el camino de acceso a El Jicarito. Se encontró un macho, que era una nueva especie para muchos participantes. Otras especialidades sureñas observadas en el camino a El Jicarito incluyen un par de Harris’s Hawks, y grupos de Dickcissels migrando activamente. Una vez en la reserva, observamos aves playeras residentes, como Double-striped Thick-knee, Black-necked Stilt y Northern Jacana, así como las aves playeras migratorias como Whimbrel, Pectoral Sandpiper, Spotted Sandpiper, Greater Yellowlegs y Lesser Yellowlegs. Otras aves dignas de mención incluyeron Ruddy-breasted Seedeater (nuevo para muchos participantes), así como un gran grupo de Gull-billed Terns, algunas Caspian Terns, Roseate Spoonbills y una Anhinga. Hicimos una parada en los manglares donde encontramos Mangrove Vireo, Ladder-nacked Woodpecker y la subespecie distintiva de manglar de Yellow Warbler. Para muchos participantes, esta fue la primera vez pajareando en Choluteca, obteniendo un sabor de sus aves y su clima.

IMG-20180912-WA0010

Fotografía 2. Primeros avistamientos al llegar a El Jicarito. Claudia Anduray ©

IMG-20180908-WA0014

Fotografía 3. La revisión de estos extensos humedales toma su tiempo para poder lograr contar todas las aves playeras que aquí se encuentran. Gilberto Flores-Walter ©

IMG-20180912-WA0012

Fotografía 4. El Área de Manejo Hábitat/Especie El Jicarito comprende el sitio más avidiverso en el departamento de Choluteca, de acuerdo a los datos suministrados en eBird.og.  Claudia Anduray ©

Especie La Ostia Puente Río Choluteca El Jicarito, calle norte El Jicarito, entrada principal
Himantopus mexicanus (Black-necked Stilt) 3 6 143
Charadrius wilsonia (Wilson’s Plover) 21
Charadrius semipalmatus (Semipalmated Plover) 5
Numenius phaeopus (Whimbrel) 3 7
Calidris minutilla (Least Sandpiper) 23 3
Calidris pusilla (Semipalmated Sandpiper) 3
Calidris mauri (Western Sandpiper) 1
Calidris melanotos (Pectoral Sandpiper) 42
Calidris sp. 7
Actitis macularius (Spotted Sandpiper) 5 2 10 5
Tringa semipalmata (Willet) 2
Tringa flavipes (Lesser Yellowlegs) 1 1 14
Tringa melanoleuca (Greater Yellowlegs) 1 5
Burhinus bistriatus (Double-striped Thick-knee) 2 22
Jacana spinosa (Northern Jacana) 2 3

Cuadro 1. 14 especies de aves playeras contabilizadas y 368 individuos, con un total absoluto de 375 reportadas. 10 especies  migratorias registradas, 2 especies residentes, mientras que Charadrius wilsonia (Wilson’s Plover) e Himantopus mexicanus (Black-necked Stilt) entran como especies con poblaciones residentes y migratorias. No se sabe a ciencia cierta las estimaciones de lo que se considera residente en Golfo de Fonseca por cada una de estas especies, pero es conocido que ambas anidan en salineras principalmente.

Después del almuerzo en Choluteca, se visitó el Puente Sol Naciente sobre el río Choluteca, para buscar otra especialidad sureña, el Pearl Kite. Efectivamente, no decepcionó. También había algunas aves playeras, como Double-striped Thick-knee, Least Sandpipers y Spotted Sandpipers. Nuestra última parada del día fue en una salinera en Valle llamada La Ostia, donde las aves playeras incluían Wilson’s Plover, Semipalmated Plover, Whimbrel, Least Sandpiper, Semipalmated Sandpiper, Western Sandpiper, Spotted Sandpiper, Willet y Lesser Yellowlegs. Cuando estaba oscureciendo, se encontró con un par de Mangrove Rails llamando y corriendo por los manglares adyacentes a la salinera. Fue un día largo con exactamente 100 especies de aves registradas ese día, incluidas muchas ‘aves nuevas’ para todos.

IMG-20180908-WA0034

Fotografía 5. Algunas aves playeras frecuentan depósitos de agua dulce o corrientes no turbulentas como la del Río Choluteca. Gilberto Flores-Walter ©

IMG-20180915-WA0020

Fotografía 6. Numenius phaeopus (Whimbrel) es particularmente reconocida por su pico largo y curvo. Se reproduce principalmente en Alaska y pasa la mayor parte de su vida en el Neotrópico. Roger Medina ©

IMG-20180915-WA0023

Fotografía 7. En Honduras se reconocen poblaciones residentes y migratorias de Charadrius wilsonia (Wilson’s Plover). Roger Medina ©

Captura de pantalla (10)

Figura 1. Orgullosos de ser parte de un evento mundial. Tomado de worldshorebirdsday.wordpress.com

Captura de pantalla (12)

Figura 2. Bastante participación a nivel de la región. Tomado de worldshorebirdsday.wordpress.com

Fue gratificante estar en el campo contando aves playeras pensando que al mismo tiempo, cientos de personas en todo el mundo estaban haciendo lo mismo. A siete días de haber finalizado el evento se contabilizaban 146 especies de aves playeras a nivel global, 865 listas compartidas y 685 sitios de conteos.

Agradecimientos

Se agradece a Manomet Inc. por su interés en las aves playeras del Golfo de Fonseca,  apoyando en los últimos años  en censos de monitoreo en la región y por los fondos canalizados a través de la ASHO para tal evento relacionado con este interesante grupo de aves. También se agradece a la ingeniera Alejandra Reyes del Instituto de Conservación Forestal Áreas Protegidas y Vida Silvestre (ICF) que en el marco del convenio de colaboración con nuestra organización hizo posible la movilización de todo el grupo de observadores a los humedales de la zona Sur. Así mismo, la muestras de agradecimiento a Susana Ferreira por la coordinación en Tegucigalpa y Claudia Anduray y Sara Girón en Choluteca, todas de ICF.

Publicado en Aves de Honduras, Club de Observación de Aves Los Alzacuanes, Club observación de aves Clorofonias, eBird.org, Monitoreo de Aves, Sin categoría | Deja un comentario

OCTAVA PAJAREADA DEL CLUB DE OBSERVACIÓN DE AVES LOS ALZACUANES EN 2018; RESERVA BIOLÓGICA UYUCA

Contribuidor de la nota: Mayron McKewy Mejía, miembro de la Asociación Hondureña de Ornitología.

 

Cumpliendo en lo establecido en el plan operativo anual del Club de Observación de Aves los Alzcacuanes (COALA) para el año 2018, se llevó a cabo la octava salida al campo para observar aves, con la modalidad de un sitio diferente por mes. Por tanto, el 25 de agosto de 2018 se acordó visitar con autorización de personeros de la Escuela Agrícola Panamericana El Zamorano la Reserva Biológica Uyuca (RBU) para realizar dicha observación con su respectiva lista suministrada a eBird.

De ese modo, muy temprano por la mañana nuestro grupo conformado por Lucas Valderas, Enzo Carías y este servidor nos dispusimos en llegar a la Estación Biológica Thomas Cabot, donde nos esperaba Eric van den Berghe, responsable de la RBU por parte de El Zamorano. Dada la naturaleza del Área Protegida, su acceso a esta parte de la RBU puede ser restringida. Las condiciones climáticas ese día no fueron las más idóneas para la observación de aves. La lluvia se hizo presente desde temprano y la densa capa de neblina hizo aún más difícil la localización de las aves.

La zona núcleo comprende temperaturas que oscilan los 12 y 18 °C, siendo los meses más lluviosos junio, julio, agosto y septiembre. El bosque muy húmedo montano bajo subtropical, mejor conocido como bosque nuboso se caracteriza por árboles de más de 50 m de altura con ramas repletas de plantas epífitas, abundancia de hojarasca, musgos, líquenes y helechos. Esta parte de la RBU va desde los 1,700 a 2,000 m.s.n.m. Las precipitaciones anuales en los bosques latifoliados van de 2,000 a 4,000 mm.

IMG_7771

Fotografía 1. Sendero principal a 1,680 m.s.n.m. Mayron McKewy Mejía ©

Esta Área Protegida se localiza apenas a 15 km al oriente de Tegucigalpa y sus dimensiones son de 816.9 ha, de las cuales 237.1 ha pertenecen a la zona núcleo con pendientes mayores al 50%, siendo su punto más alto los 2,008 m.s.n.m., dentro de dicha zona.

Para el año 1955 el bosque latifoliado cubría 152 ha que disminuyó a 41 ha en 1998 (Mora et al 2013), y parte de estos terrenos ahora son ocupados por vegetación de pino, razón por la cual ha incrementado su superficie en 116 ha en el mismo período de tiempo.

La RBU es una importante bastión de biodiversidad, contando numerosa cantidad de mamíferos voladores y no voladores, alrededor de 1,019 morfoespecies de mariposas (Gutiérrez 2016), 80% de hábitos nocturnos y 20% diurnos. Cuenta con 4 especies de anfibios en peligro crítico y 2 en peligro de extinción (Mora et al 2013) y una reciente especie endémica denominada Rana lenca (Luque-Montes et al 2018), la cual habita en una pequeña laguna cercana a la Estación.

IMG_7767

Fotografía 2. Hogar de la especie endémica Rana lenca.  Esta pequeña laguna aparentemente poseen agua todo el año. Mayron McKewy Mejía ©

La observación fue lenta y pausada, pero muy amena a pesar del silencio que predominaba. Iniciando con una aglomeración de Patagioenas fasciata (Band-tailed Pigeon) más pequeños grupos bulliciosos de Chlorospingus flavopectus (Common Chlorospingus). Algo raro de destacar es que en 144 minutos buscando aves y 3 kilómetros recorridos, no se logró la presencia Myioborus miniatus (Slate-throated Redstart), una especie clásica en estos tipos de bosques. Al final del recorrido una Leptotila verreauxi (White-tipped Dove) en el sendero, nos recordó a una Zentrygon albifacies (White-faced Quail-Dove), pero su cola con puntas blancas y su rostro sin blanco terminó diagnosticando la especie. En eBird, este sitio se reconocen 184 especies de aves que han sido reportadas en más de 300 listados hasta la fecha. Siendo a su vez el séptimo sitio más avidiverso en el departamento de Francisco Morazán. Es una localidad tan bien visitada que su curva de acumulación de especies parece estar inmóvil desde septiembre de 2017, cuando se agregó Buteo plagiatus (Gray Hawk) como una nueva especie para el “hotspot” del portal.

IMG_7765

Fotografía 3. Patagioenas fasciata (Band-tailed Pigeon) fue de las pocas aves que cooperó para las fotos. Mayron McKewy Mejía ©

La única ave migratoria que se pudo detectar fue una hembra de Mniotilta varia (Black-and-white Warbler). En otros meses sus bosques de pino-encino albergan mayor cantidad de especies migratorias como Setophaga chrysoparia (Golden-cheeked Wabler), catalogada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) como en peligro de extinción. Un total de 22 especies de aves se registró esa mañana, incluyendo el casi endémico Lampornis sybillae (Green-breasted Mountain-gem), que regularmente se encuentra en las flores de los Callistemon sp.

IMG-20180825-WA0006

Fotografía 4. Respectiva selfie grupal al término de la jornada. Lucas Valderas ©

Lista completa aquí.

Referencias

Gutiérrez Usedo, W. 2016. Inventario de la fauna lepidoptera del Cerrio Uyuca, Honduras. Escuela Agrícola Panamericana El Zamorano, Honduras. Zamorano, carrera de ambiente y desarrollo.

Luque-Montes, I., J.D. Austin, K. D. Weinfurther, L.D. Wilson, E. P. Hofmann & J. H. Townsend (2018) An integrative assessment of the taxonomic status of putative hybrid leopard frogs (Anura: Ranidae) from the Chortís Highlands of Central America, with description of a new species, Systematics and Biodiversity, 16:4, 340-356

Mora, J.M., L.I. López, M. Acosta & P. Maradiaga. 2013. Plan de Manejo Reserva Biológica Uyuca 2013-2025. Instituto Nacional de Conservación y Desarrollo Forestal, Áreas Protegidas y Vida Silvestre, Escuela Agrícola Panamericana El Zamorano. 165 pp.

Publicado en Aves de Honduras, Club de Observación de Aves Los Alzacuanes, eBird.org, Monitoreo de Aves, Sin categoría

BURT L. MONROE JR: PADRE DE LA ORNITOLOGÍA EN HONDURAS

Contribuidor de la nota: Mayron McKewy Mejía, miembro de la Asociación Hondureña de Ornitología.

25 agosto 2018

 

Es difícil imaginarse cómo era la observación de aves en Honduras hace más de 50 años para los que no existíamos en esos tiempos. El acceso a la información sobre las aves de Honduras debió ser una situación bastante compleja debido a que las comunicaciones no eran tan avanzadas como hoy en día. En la actualidad, un teléfono móvil ya es parte de las extremidades superiores de las personas y en él se puede albergar una gran cantidad de datos que han facilitado la comunicación y en términos específicos ha ayudado para registrar especies, comparar sonidos, verificar mapas de distribución y al mismo tiempo lograr identificar especies. Muchos hemos venido dejando a un lado la libreta de campo, sobretodo en esas salidas cortas que solamente duran un par de horas en nuestros sitios preferidos, utilizando la aplicación de eBird, que en síntesis marca y guarda nuestros registros. Que para gusto personal es una maravilla.

Un 25 de agosto de 1930 nació en Louisville, Kentucky, Burt Leavelle Monroe Jr., quien se convertiría en un destacado ornitólogo y científico a través de los años. A temprana edad demostró mucho interés por la naturaleza y a la edad de 14 años hizo su primera publicación sobre Short-eared Owl pasando el invierno cerca de Lousville.

BM

Fotografía de 1984 de Burt L. Monroe Jr.

Sirvió a la armada estadounidense de 1953 a 1959, alcanzando el rango de teniente y a su vez como instructor de vuelo en Pensacola. Sorprendentemente, para cuando llegó a Louisiana State University (LSU), después de servir al ejército, ya había terminado la revisión de literatura acerca de las aves en Honduras.

En 1960, estando en LSU contrajo nupcias con Rose Sawyer. Lideró importantes expediciones para algunos museos, visitando Australia y Nueva Zelanda en 1960 y África en 1961. Ya para 1962 comenzó su trabajo de campo en Honduras, acompañado de su esposa y para 1965 logra su PhD. En 1968, su monografía denominada  A Distributional Survey of the Birds of Honduras ve la luz, luego de intensos trabajos bibliográficos y estudios de campo.

Formó parte del Comité de Clasificación  y Nomenclatura de la American Ornitholigist’s Union (AOU) y era considerado como uno de los ornitólogos de la época que mejor sabía la sistemática y distribución de las aves del mundo. Charles Sibley en 1970 ya había comenzado la idea de crear algo nunca antes hecho, de producir la lista de aves del mundo con comentarios taxonómicos, distribución geográfica y notas de hábitats. Con las habilidades de Monroe para trabajar en una computadora y su reconocido conocimiento en general de las aves del planeta, unió fuerzas con Sibley para tan magnífica obra. De 1984 a 1990 colaboraron enormemente para lograr el cometido, y así finalmente surgió Distribution and Taxonomy of the Birds of the World, uno de los proyectos literarios más importantes en la ornitología a principios de los 90.

Fue parte de numerosas juntas y comités y una persona muy reconocida en su ciudad natal. Fue vice y presidente de Berheim Forest Foundation, Lousville Zoological Society, Lousville Zoological Commission, presidente de Lousville Zoo Foundation, miembro de Kentucky Nature Preserves Commission, vicepresidente de Nature and Conservation Center, presidente de Beckham Bird Club, presidente y vicepresidente de la Kentucky Ornithological Society, vicepresidente de la AOU (1983) y presidente de la AOU (1990-1992), además de tener un particular interés sobre los ovnis. Su último mayor trabajo fue The Birds of Kentucky en 1994. Ese mismo año fallecería a la edad de 63 años, después de padecer de cáncer (Able 1996).

No cabe duda que la dedicación de Burt Monroe en todo lo que hacía es digna de admirar en todos los sentidos, pues es la clase de espíritu que se debe tener en la vida. Para los que dedicamos tiempo a las aves, su obra publicada hace medio siglo vino a desarrollar mejor el entendimiento de los inicios de la distribución de las aves en el país y sigue siendo un libro histórico que ha servido de referencia para diversos autores de obras del país y la región, así mismo A Distributional Survey of the Birds of Honduras sigue siendo parte de la bibliografía citada en artículos científicos relacionados a la avifauna hondureña. ¡Hoy 25 de agosto de 2018 en que se cumplen 88 años de su natalicio, hacemos honor a quien consideramos el padre de la ornitología en Honduras, al que dejó un gran legado!

 

Referencias

Able K.P. 1996. In Memorian: Burt L. Monroe Jr., 1930-1994 The Auk 113(4):924-927.

Monroe, B. L., Jr. 1968. A Distributional Survey of the Birds of Honduras. Ornithological Monographs No 7.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

CONTEO DEL COLIBRÍ ESMERALDA HONDUREÑO (Amazilia luciae) EN EL CAJÓN, SECTOR EL RANCHO, STA. CRUZ DE YOJOA

 

Contribuidor de la nota: Diana B. Raudales. Edición para la página web:  Karla Lara. Ambas miembros de la Asociación Hondureña de Ornitología.

Fotografía 1. Honduran Emerald (Amazilia luciae). Romel Romero©.

El pasado 16 de junio de 2018, el calendario marcaba una fecha muy esperada ya que invitados especiales, y miembros del club de observación de aves “Clorofonia”, nos reunimos desde diferentes lugares para una “pajareada inolvidable”.

El punto de encuentro fue el restaurante “El Rancho”, donde nuestro colega Alex Matute nos recibió muy amablemente y fue nuestro guía durante todo el recorrido. Iniciamos la jornada a las 7:00am; con la participación de siete miembros del club y 12 personas externas. Logramos registrar en conjunto, un total de 68 especies de aves para este sitio de interés, siendo las más destacadas: Yellow-tailed oriole (Icterus mesomelas), White-necked Puffbird (Notharchus hyperrhynchus), y por supuesto, nuestra especie target: Honduran Emerald (Amazilia luciae), nuestro colibrí endémico.

Fotografía 2. Yellow-tailed oriole (Icterus mesomelas). Alex Matute©.

 

Fotografía 3. White-necked Puffbird (Notharchus hyperrhynchus). Alex Matute©.

Nuestro guía nos condujo hacia un punto donde suele encontrarse el endémico colibrí, donde fuimos testigos de un inusual comportamiento: Un ejemplar (bastante cubierto de polen) se sostuvo en vuelo frente a todos y cada uno de los que estuvimos presentes. El colibrí voló de uno en uno, como inspeccionando… ¡quedamos fascinados!

Al volver del recorrido, compartimos una amena celebración de cumpleaños en honor de nuestro anfitrión, Alex Matute, celebrando al mismo tiempo la camaradería pajarera que caracteriza a nuestro club, completando así, esta historia.

Y como nunca son suficientes aves…después del almuerzo, un grupo de “rigiosos”, nos dirigimos hacia Los Picachos, el cual es un cerro donde se encuentran las torres de telecomunicación del sitio, donde logramos realizar otras observaciones interesantes y logramos registrar un total de 27 especies de aves, finalizando así nuestra jornada.

Fotografía 4. Grupo de participantes durante el conteo del colibrí esmerada hondureño. Alex Matute©.

Listados completos en eBird:

Sector El Rancho: https://ebird.org/view/checklist/S47933807

Sector Los Picachos: https://ebird.org/view/checklist/S47933761

Publicado en Aves de Honduras, Club observación de aves Clorofonias, Monitoreo de Aves | Deja un comentario

Monitoreo Mensual (julio) del Club de Observación de Aves Alzacuanes en Cerro Juana Laínez

Contribuidor de la nota: Gilberto Flores-Walter. Edición para la página web:  Karla Lara. Ambos miembros de la Asociación Hondureña de Ornitología.

El domingo 29 de julio de 2018, miembros del Club de Observación de Aves Alzacuanes realizaron la gira mensual de observación de aves, que en esta ocasión se llevó a cabo en el Cerro Juana Laínez en Tegucigalpa, Francisco Morazán. El día comenzó parcialmente nublado, con una temperatura de 19°c. Se inició la pajareada a las 6:04 de la mañana. La primera ave que se observó fue una Zenaida asiatica, mejor conocida como Paloma Ala Blanca (White-winged Dove), perchada sobre unos cables a la orilla de la calle, en la entrada al parque.

Fotografía 1

Fotografía 1. Miembros del Club que participaron en la pajareada del domingo 29 de julio. Gilberto Flores-Walter ©.

Fotografía 2

Fotografía 2. Sección del Sendero Macuelizo, Cerro Juana Laínez. Gilberto Flores-Walter  ©.

Se observaron aves durante aproximadamente dos horas, y se recorrió tres kilómetros por la calle principal y el nuevo Sendero Macuelizo. Este circuito tiene una distancia de aproximadamente un kilómetro, y cuenta con bancas para descansar, baños portátiles, basureros, un área de juegos para niños muy colorida y próximamente, se incorporarán unas glorietas, donde se podrán apreciar hermosas panorámicas de la ciudad de Tegucigalpa. Se terminó el recorrido a las 8:00 am, en el Monumento de La Paz, en la cima del cerro.

Fotografía 3

Fotografía 3. Varios individuos de Lesser Goldfinch (Spinus psaltria). Gilberto Flores-Walter ©.

Fotografía 4

Fotografía 4. Olive-throated Parakeet (Eupsittula nana). Gilberto Flores-Walter©.

Fotografía 5

Fotografía 5. Juvenil de Altamira Oriole (Icterus gularis). Gilberto Flores-Walter©.

Resultó muy interesante la ruta tomada porque se pudo observar más aves de esta manera, registrando un total de 30 especies de aves residentes durante esta visita, observando una gran cantidad de individuos juveniles aprendiendo de la vida.

Fotografía 6

Fotografía 6. Social Flycatcher (Myiozetetes similis). Gilberto Flores-Walter©.

Más detalles y fotografías en este listado.

Publicado en Aves de Honduras, Club de Observación de Aves Los Alzacuanes, Sin categoría | Deja un comentario