CLUBES DE LA ASHO EN EL CONTEO MUNDIAL DE AVES PLAYERAS 2018

Contribuidores de la nota: Mayron McKewy Mejía, John van Dort y Gilberto Flores-Walter, miembros de la Asociación Hondureña de Ornitología.

 

Del 5 al 11 de septiembre de 2018 se llevó a cabo el Conteo Mundial de Aves Playeras. Un evento que por cuarto año consecutivo se realiza a nivel global para alcanzar interés en las aves playeras y sus hábitats y conectando personas en todo el planeta con las mismas preocupaciones, pero también buscando soluciones para su conservación y monitoreo. Más del 50% de las especies de aves playeras del mundo cuentan con considerables declives en sus poblaciones, y dado que muchas de ellas cumplen ciclos  de vidas migrando a través de distintos países y ecosistemas, las iniciativas de conservación deben ser tomadas aceleradamente para contrarrestar dichas disminuciones.

Es por ello que lograr el interés de más público, como bien reza uno de los objetivos del Conteo Mundial de Aves Playeras es de vital importancia, puesto que es crucial saber qué conservar. De ese modo, se invitó a miembros de clubes de observación de aves a ser partícipes del evento a una de las zonas más provechosas en cuanto a aves playeras se refiere.

La Asociación Hondureña de Ornitología cuenta con 11 clubes de observación, distribuidos en zonas de mucha importancia en el país. Sin embargo, las aves playeras no están en todos lados y para la gran mayoría de los miembros de clubes éstas aves representan un reto absoluto.

La jornada comenzó con la llegada de participantes el viernes 7 de septiembre a Santa Ana, Francisco Morazán, un pequeñísimo municipio al Sur de Tegucigalpa. Aquí se contó con la presencia de:

Club de Observación de Aves Los Alzacuanes

Gilberto Flores-Walter

Luis Favio Funes

Club de Observación de Aves de la Sierra Lenca

Luis Alberto Argueta

Roger Medina

Jilgueros Birding Club, Marcala

Guadalupe Rosalina Aguilar

Isaí López

Club de Observación de Aves Clorofonias

Diana Barrientos

Club de Observación de Aves Los Zorzales

Derick Osorto

Héctor Moncada

Club de Observación de Aves Caciques

Fernando José Pérez

Nicolás Zúniga

Julio César Bórjas

Y como facilitadores de la presentación sobre aves playeras y últimos estudios en la región John van Dort y Roselvy Juárez.

IMG_7778

Fotografía 1. Durante presentación de aves playeras en Santa Ana, el día viernes 7 de septiembre de 2018. Mayron McKewy Mejía ©

De las casi 250 especies que se consideran aves playeras en el mundo, Honduras reporta 41, distribuidas en seis familias:

Burhinidae: Una pequeña familia que solamente incluye dos géneros de patas alargadas y ojos muy grandes, mejor conocidos como alcaravanes Este grupo es encontrado en los trópicos y subtrópicos y en el caso de Honduras Burhinus bistriatus (Double-striped Thick-knee) es registrado en campos abiertos en valles centrales y ciertos puntos cercanos a la costa Pacífica.

Recurvirostridae: En el país es representada por dos especies, caracterizadas por sus elegantes y largas patas que mantienen el cuerpo de las aves fuera del alcance del agua. Sus pico son largos y finos. Himantopus mexicanus (Black-necked Stilt) posee poblaciones migratorias y residentes en ciertas salineras y camaroneras del Golfo de Fonseca y el Lago Yojoa.

Haematopodidae: Los ostreros son conocidos por sus picos gruesos y fuertes y cuerpos rechonchos. Haematopus palliatus (American Oystercatcher) es la única especie que se reporta para Honduras y por los momentos no se ha garantizado que la especie se reproduzca en el Pacífico hondureño, pero es sabido de individuos migratorios anillados en el Este de Estados Unidos visitan el Golfo de Fonseca regularmente.

Jacanidae: Esta singular familia comprende especies en donde los machos realizan la mayoría de tareas en los procesos de incubación de huevos y crianza de los polluelos. Si bien Jacana spinosa  (Northern Jacana) no está orientada a lugares meramente costeros, se le considera una ave playera técnicamente.

Charadriidae: Una variada y cosmopolita familia que alberga aves migratorias y residentes para Honduras. Es la segunda familia de aves playeras en el país con mayor número de especies. Sus adaptaciones van de picos usualmente cortos a ojos muy útiles al momento de detectar movimiento en la arena y lodo.

Scolopacidae: En Honduras se ha reportado 27 especies y todas se reproducen en Norte América. Sus dimensiones van desde pequeñas aves en las especies del género Calidris a individuos grandes como los integrantes de los géneros Limosa y Numenius. La mayoría de ellas migran a través del Pacífico, pero a menudo son encontrados algunos individuos tierra adentro en lagunas, lagos y ríos del interior.

El día comenzó bien, con la migración activa de Mississippi Kite observada desde el autobús mientras conducíamos por la ciudad de Choluteca, de camino a la Reserva El Jicarito. Antes de llegar a la reserva, escaneamos los alambres del tendido eléctrico en busca de Plain-breasted Ground-Dove, que no es un ave playera, sino una pequeña paloma que es muy local en Honduras, pero a menudo encontrada en el camino de acceso a El Jicarito. Se encontró un macho, que era una nueva especie para muchos participantes. Otras especialidades sureñas observadas en el camino a El Jicarito incluyen un par de Harris’s Hawks, y grupos de Dickcissels migrando activamente. Una vez en la reserva, observamos aves playeras residentes, como Double-striped Thick-knee, Black-necked Stilt y Northern Jacana, así como las aves playeras migratorias como Whimbrel, Pectoral Sandpiper, Spotted Sandpiper, Greater Yellowlegs y Lesser Yellowlegs. Otras aves dignas de mención incluyeron Ruddy-breasted Seedeater (nuevo para muchos participantes), así como un gran grupo de Gull-billed Terns, algunas Caspian Terns, Roseate Spoonbills y una Anhinga. Hicimos una parada en los manglares donde encontramos Mangrove Vireo, Ladder-nacked Woodpecker y la subespecie distintiva de manglar de Yellow Warbler. Para muchos participantes, esta fue la primera vez pajareando en Choluteca, obteniendo un sabor de sus aves y su clima.

IMG-20180912-WA0010

Fotografía 2. Primeros avistamientos al llegar a El Jicarito. Claudia Anduray ©

IMG-20180908-WA0014

Fotografía 3. La revisión de estos extensos humedales toma su tiempo para poder lograr contar todas las aves playeras que aquí se encuentran. Gilberto Flores-Walter ©

IMG-20180912-WA0012

Fotografía 4. El Área de Manejo Hábitat/Especie El Jicarito comprende el sitio más avidiverso en el departamento de Choluteca, de acuerdo a los datos suministrados en eBird.og.  Claudia Anduray ©

Especie La Ostia Puente Río Choluteca El Jicarito, calle norte El Jicarito, entrada principal
Himantopus mexicanus (Black-necked Stilt) 3 6 143
Charadrius wilsonia (Wilson’s Plover) 21
Charadrius semipalmatus (Semipalmated Plover) 5
Numenius phaeopus (Whimbrel) 3 7
Calidris minutilla (Least Sandpiper) 23 3
Calidris pusilla (Semipalmated Sandpiper) 3
Calidris mauri (Western Sandpiper) 1
Calidris melanotos (Pectoral Sandpiper) 42
Calidris sp. 7
Actitis macularius (Spotted Sandpiper) 5 2 10 5
Tringa semipalmata (Willet) 2
Tringa flavipes (Lesser Yellowlegs) 1 1 14
Tringa melanoleuca (Greater Yellowlegs) 1 5
Burhinus bistriatus (Double-striped Thick-knee) 2 22
Jacana spinosa (Northern Jacana) 2 3

Cuadro 1. 14 especies de aves playeras contabilizadas y 368 individuos, con un total absoluto de 375 reportadas. 10 especies  migratorias registradas, 2 especies residentes, mientras que Charadrius wilsonia (Wilson’s Plover) e Himantopus mexicanus (Black-necked Stilt) entran como especies con poblaciones residentes y migratorias. No se sabe a ciencia cierta las estimaciones de lo que se considera residente en Golfo de Fonseca por cada una de estas especies, pero es conocido que ambas anidan en salineras principalmente.

Después del almuerzo en Choluteca, se visitó el Puente Sol Naciente sobre el río Choluteca, para buscar otra especialidad sureña, el Pearl Kite. Efectivamente, no decepcionó. También había algunas aves playeras, como Double-striped Thick-knee, Least Sandpipers y Spotted Sandpipers. Nuestra última parada del día fue en una salinera en Valle llamada La Ostia, donde las aves playeras incluían Wilson’s Plover, Semipalmated Plover, Whimbrel, Least Sandpiper, Semipalmated Sandpiper, Western Sandpiper, Spotted Sandpiper, Willet y Lesser Yellowlegs. Cuando estaba oscureciendo, se encontró con un par de Mangrove Rails llamando y corriendo por los manglares adyacentes a la salinera. Fue un día largo con exactamente 100 especies de aves registradas ese día, incluidas muchas ‘aves nuevas’ para todos.

IMG-20180908-WA0034

Fotografía 5. Algunas aves playeras frecuentan depósitos de agua dulce o corrientes no turbulentas como la del Río Choluteca. Gilberto Flores-Walter ©

IMG-20180915-WA0020

Fotografía 6. Numenius phaeopus (Whimbrel) es particularmente reconocida por su pico largo y curvo. Se reproduce principalmente en Alaska y pasa la mayor parte de su vida en el Neotrópico. Roger Medina ©

IMG-20180915-WA0023

Fotografía 7. En Honduras se reconocen poblaciones residentes y migratorias de Charadrius wilsonia (Wilson’s Plover). Roger Medina ©

Captura de pantalla (10)

Figura 1. Orgullosos de ser parte de un evento mundial. Tomado de worldshorebirdsday.wordpress.com

Captura de pantalla (12)

Figura 2. Bastante participación a nivel de la región. Tomado de worldshorebirdsday.wordpress.com

Fue gratificante estar en el campo contando aves playeras pensando que al mismo tiempo, cientos de personas en todo el mundo estaban haciendo lo mismo. A siete días de haber finalizado el evento se contabilizaban 146 especies de aves playeras a nivel global, 865 listas compartidas y 685 sitios de conteos.

Agradecimientos

Se agradece a Manomet Inc. por su interés en las aves playeras del Golfo de Fonseca,  apoyando en los últimos años  en censos de monitoreo en la región y por los fondos canalizados a través de la ASHO para tal evento relacionado con este interesante grupo de aves. También se agradece a la ingeniera Alejandra Reyes del Instituto de Conservación Forestal Áreas Protegidas y Vida Silvestre (ICF) que en el marco del convenio de colaboración con nuestra organización hizo posible la movilización de todo el grupo de observadores a los humedales de la zona Sur. Así mismo, la muestras de agradecimiento a Susana Ferreira por la coordinación en Tegucigalpa y Claudia Anduray y Sara Girón en Choluteca, todas de ICF.

Publicado en Aves de Honduras, Club de Observación de Aves Los Alzacuanes, Club observación de aves Clorofonias, eBird.org, Monitoreo de Aves, Sin categoría | Deja un comentario

OCTAVA PAJAREADA DEL CLUB DE OBSERVACIÓN DE AVES LOS ALZACUANES EN 2018; RESERVA BIOLÓGICA UYUCA

Contribuidor de la nota: Mayron McKewy Mejía, miembro de la Asociación Hondureña de Ornitología.

 

Cumpliendo en lo establecido en el plan operativo anual del Club de Observación de Aves los Alzcacuanes (COALA) para el año 2018, se llevó a cabo la octava salida al campo para observar aves, con la modalidad de un sitio diferente por mes. Por tanto, el 25 de agosto de 2018 se acordó visitar con autorización de personeros de la Escuela Agrícola Panamericana El Zamorano la Reserva Biológica Uyuca (RBU) para realizar dicha observación con su respectiva lista suministrada a eBird.

De ese modo, muy temprano por la mañana nuestro grupo conformado por Lucas Valderas, Enzo Carías y este servidor nos dispusimos en llegar a la Estación Biológica Thomas Cabot, donde nos esperaba Eric van den Berghe, responsable de la RBU por parte de El Zamorano. Dada la naturaleza del Área Protegida, su acceso a esta parte de la RBU puede ser restringida. Las condiciones climáticas ese día no fueron las más idóneas para la observación de aves. La lluvia se hizo presente desde temprano y la densa capa de neblina hizo aún más difícil la localización de las aves.

La zona núcleo comprende temperaturas que oscilan los 12 y 18 °C, siendo los meses más lluviosos junio, julio, agosto y septiembre. El bosque muy húmedo montano bajo subtropical, mejor conocido como bosque nuboso se caracteriza por árboles de más de 50 m de altura con ramas repletas de plantas epífitas, abundancia de hojarasca, musgos, líquenes y helechos. Esta parte de la RBU va desde los 1,700 a 2,000 m.s.n.m. Las precipitaciones anuales en los bosques latifoliados van de 2,000 a 4,000 mm.

IMG_7771

Fotografía 1. Sendero principal a 1,680 m.s.n.m. Mayron McKewy Mejía ©

Esta Área Protegida se localiza apenas a 15 km al oriente de Tegucigalpa y sus dimensiones son de 816.9 ha, de las cuales 237.1 ha pertenecen a la zona núcleo con pendientes mayores al 50%, siendo su punto más alto los 2,008 m.s.n.m., dentro de dicha zona.

Para el año 1955 el bosque latifoliado cubría 152 ha que disminuyó a 41 ha en 1998 (Mora et al 2013), y parte de estos terrenos ahora son ocupados por vegetación de pino, razón por la cual ha incrementado su superficie en 116 ha en el mismo período de tiempo.

La RBU es una importante bastión de biodiversidad, contando numerosa cantidad de mamíferos voladores y no voladores, alrededor de 1,019 morfoespecies de mariposas (Gutiérrez 2016), 80% de hábitos nocturnos y 20% diurnos. Cuenta con 4 especies de anfibios en peligro crítico y 2 en peligro de extinción (Mora et al 2013) y una reciente especie endémica denominada Rana lenca (Luque-Montes et al 2018), la cual habita en una pequeña laguna cercana a la Estación.

IMG_7767

Fotografía 2. Hogar de la especie endémica Rana lenca.  Esta pequeña laguna aparentemente poseen agua todo el año. Mayron McKewy Mejía ©

La observación fue lenta y pausada, pero muy amena a pesar del silencio que predominaba. Iniciando con una aglomeración de Patagioenas fasciata (Band-tailed Pigeon) más pequeños grupos bulliciosos de Chlorospingus flavopectus (Common Chlorospingus). Algo raro de destacar es que en 144 minutos buscando aves y 3 kilómetros recorridos, no se logró la presencia Myioborus miniatus (Slate-throated Redstart), una especie clásica en estos tipos de bosques. Al final del recorrido una Leptotila verreauxi (White-tipped Dove) en el sendero, nos recordó a una Zentrygon albifacies (White-faced Quail-Dove), pero su cola con puntas blancas y su rostro sin blanco terminó diagnosticando la especie. En eBird, este sitio se reconocen 184 especies de aves que han sido reportadas en más de 300 listados hasta la fecha. Siendo a su vez el séptimo sitio más avidiverso en el departamento de Francisco Morazán. Es una localidad tan bien visitada que su curva de acumulación de especies parece estar inmóvil desde septiembre de 2017, cuando se agregó Buteo plagiatus (Gray Hawk) como una nueva especie para el “hotspot” del portal.

IMG_7765

Fotografía 3. Patagioenas fasciata (Band-tailed Pigeon) fue de las pocas aves que cooperó para las fotos. Mayron McKewy Mejía ©

La única ave migratoria que se pudo detectar fue una hembra de Mniotilta varia (Black-and-white Warbler). En otros meses sus bosques de pino-encino albergan mayor cantidad de especies migratorias como Setophaga chrysoparia (Golden-cheeked Wabler), catalogada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) como en peligro de extinción. Un total de 22 especies de aves se registró esa mañana, incluyendo el casi endémico Lampornis sybillae (Green-breasted Mountain-gem), que regularmente se encuentra en las flores de los Callistemon sp.

IMG-20180825-WA0006

Fotografía 4. Respectiva selfie grupal al término de la jornada. Lucas Valderas ©

Lista completa aquí.

Referencias

Gutiérrez Usedo, W. 2016. Inventario de la fauna lepidoptera del Cerrio Uyuca, Honduras. Escuela Agrícola Panamericana El Zamorano, Honduras. Zamorano, carrera de ambiente y desarrollo.

Luque-Montes, I., J.D. Austin, K. D. Weinfurther, L.D. Wilson, E. P. Hofmann & J. H. Townsend (2018) An integrative assessment of the taxonomic status of putative hybrid leopard frogs (Anura: Ranidae) from the Chortís Highlands of Central America, with description of a new species, Systematics and Biodiversity, 16:4, 340-356

Mora, J.M., L.I. López, M. Acosta & P. Maradiaga. 2013. Plan de Manejo Reserva Biológica Uyuca 2013-2025. Instituto Nacional de Conservación y Desarrollo Forestal, Áreas Protegidas y Vida Silvestre, Escuela Agrícola Panamericana El Zamorano. 165 pp.

Publicado en Aves de Honduras, Club de Observación de Aves Los Alzacuanes, eBird.org, Monitoreo de Aves, Sin categoría

BURT L. MONROE JR: PADRE DE LA ORNITOLOGÍA EN HONDURAS

Contribuidor de la nota: Mayron McKewy Mejía, miembro de la Asociación Hondureña de Ornitología.

25 agosto 2018

 

Es difícil imaginarse cómo era la observación de aves en Honduras hace más de 50 años para los que no existíamos en esos tiempos. El acceso a la información sobre las aves de Honduras debió ser una situación bastante compleja debido a que las comunicaciones no eran tan avanzadas como hoy en día. En la actualidad, un teléfono móvil ya es parte de las extremidades superiores de las personas y en él se puede albergar una gran cantidad de datos que han facilitado la comunicación y en términos específicos ha ayudado para registrar especies, comparar sonidos, verificar mapas de distribución y al mismo tiempo lograr identificar especies. Muchos hemos venido dejando a un lado la libreta de campo, sobretodo en esas salidas cortas que solamente duran un par de horas en nuestros sitios preferidos, utilizando la aplicación de eBird, que en síntesis marca y guarda nuestros registros. Que para gusto personal es una maravilla.

Un 25 de agosto de 1930 nació en Louisville, Kentucky, Burt Leavelle Monroe Jr., quien se convertiría en un destacado ornitólogo y científico a través de los años. A temprana edad demostró mucho interés por la naturaleza y a la edad de 14 años hizo su primera publicación sobre Short-eared Owl pasando el invierno cerca de Lousville.

BM

Fotografía de 1984 de Burt L. Monroe Jr.

Sirvió a la armada estadounidense de 1953 a 1959, alcanzando el rango de teniente y a su vez como instructor de vuelo en Pensacola. Sorprendentemente, para cuando llegó a Louisiana State University (LSU), después de servir al ejército, ya había terminado la revisión de literatura acerca de las aves en Honduras.

En 1960, estando en LSU contrajo nupcias con Rose Sawyer. Lideró importantes expediciones para algunos museos, visitando Australia y Nueva Zelanda en 1960 y África en 1961. Ya para 1962 comenzó su trabajo de campo en Honduras, acompañado de su esposa y para 1965 logra su PhD. En 1968, su monografía denominada  A Distributional Survey of the Birds of Honduras ve la luz, luego de intensos trabajos bibliográficos y estudios de campo.

Formó parte del Comité de Clasificación  y Nomenclatura de la American Ornitholigist’s Union (AOU) y era considerado como uno de los ornitólogos de la época que mejor sabía la sistemática y distribución de las aves del mundo. Charles Sibley en 1970 ya había comenzado la idea de crear algo nunca antes hecho, de producir la lista de aves del mundo con comentarios taxonómicos, distribución geográfica y notas de hábitats. Con las habilidades de Monroe para trabajar en una computadora y su reconocido conocimiento en general de las aves del planeta, unió fuerzas con Sibley para tan magnífica obra. De 1984 a 1990 colaboraron enormemente para lograr el cometido, y así finalmente surgió Distribution and Taxonomy of the Birds of the World, uno de los proyectos literarios más importantes en la ornitología a principios de los 90.

Fue parte de numerosas juntas y comités y una persona muy reconocida en su ciudad natal. Fue vice y presidente de Berheim Forest Foundation, Lousville Zoological Society, Lousville Zoological Commission, presidente de Lousville Zoo Foundation, miembro de Kentucky Nature Preserves Commission, vicepresidente de Nature and Conservation Center, presidente de Beckham Bird Club, presidente y vicepresidente de la Kentucky Ornithological Society, vicepresidente de la AOU (1983) y presidente de la AOU (1990-1992), además de tener un particular interés sobre los ovnis. Su último mayor trabajo fue The Birds of Kentucky en 1994. Ese mismo año fallecería a la edad de 63 años, después de padecer de cáncer (Able 1996).

No cabe duda que la dedicación de Burt Monroe en todo lo que hacía es digna de admirar en todos los sentidos, pues es la clase de espíritu que se debe tener en la vida. Para los que dedicamos tiempo a las aves, su obra publicada hace medio siglo vino a desarrollar mejor el entendimiento de los inicios de la distribución de las aves en el país y sigue siendo un libro histórico que ha servido de referencia para diversos autores de obras del país y la región, así mismo A Distributional Survey of the Birds of Honduras sigue siendo parte de la bibliografía citada en artículos científicos relacionados a la avifauna hondureña. ¡Hoy 25 de agosto de 2018 en que se cumplen 88 años de su natalicio, hacemos honor a quien consideramos el padre de la ornitología en Honduras, al que dejó un gran legado!

 

Referencias

Able K.P. 1996. In Memorian: Burt L. Monroe Jr., 1930-1994 The Auk 113(4):924-927.

Monroe, B. L., Jr. 1968. A Distributional Survey of the Birds of Honduras. Ornithological Monographs No 7.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

CONTEO DEL COLIBRÍ ESMERALDA HONDUREÑO (Amazilia luciae) EN EL CAJÓN, SECTOR EL RANCHO, STA. CRUZ DE YOJOA

 

Contribuidor de la nota: Diana B. Raudales. Edición para la página web:  Karla Lara. Ambas miembros de la Asociación Hondureña de Ornitología.

Fotografía 1. Honduran Emerald (Amazilia luciae). Romel Romero©.

El pasado 16 de junio de 2018, el calendario marcaba una fecha muy esperada ya que invitados especiales, y miembros del club de observación de aves “Clorofonia”, nos reunimos desde diferentes lugares para una “pajareada inolvidable”.

El punto de encuentro fue el restaurante “El Rancho”, donde nuestro colega Alex Matute nos recibió muy amablemente y fue nuestro guía durante todo el recorrido. Iniciamos la jornada a las 7:00am; con la participación de siete miembros del club y 12 personas externas. Logramos registrar en conjunto, un total de 68 especies de aves para este sitio de interés, siendo las más destacadas: Yellow-tailed oriole (Icterus mesomelas), White-necked Puffbird (Notharchus hyperrhynchus), y por supuesto, nuestra especie target: Honduran Emerald (Amazilia luciae), nuestro colibrí endémico.

Fotografía 2. Yellow-tailed oriole (Icterus mesomelas). Alex Matute©.

 

Fotografía 3. White-necked Puffbird (Notharchus hyperrhynchus). Alex Matute©.

Nuestro guía nos condujo hacia un punto donde suele encontrarse el endémico colibrí, donde fuimos testigos de un inusual comportamiento: Un ejemplar (bastante cubierto de polen) se sostuvo en vuelo frente a todos y cada uno de los que estuvimos presentes. El colibrí voló de uno en uno, como inspeccionando… ¡quedamos fascinados!

Al volver del recorrido, compartimos una amena celebración de cumpleaños en honor de nuestro anfitrión, Alex Matute, celebrando al mismo tiempo la camaradería pajarera que caracteriza a nuestro club, completando así, esta historia.

Y como nunca son suficientes aves…después del almuerzo, un grupo de “rigiosos”, nos dirigimos hacia Los Picachos, el cual es un cerro donde se encuentran las torres de telecomunicación del sitio, donde logramos realizar otras observaciones interesantes y logramos registrar un total de 27 especies de aves, finalizando así nuestra jornada.

Fotografía 4. Grupo de participantes durante el conteo del colibrí esmerada hondureño. Alex Matute©.

Listados completos en eBird:

Sector El Rancho: https://ebird.org/view/checklist/S47933807

Sector Los Picachos: https://ebird.org/view/checklist/S47933761

Publicado en Aves de Honduras, Club observación de aves Clorofonias, Monitoreo de Aves | Deja un comentario

Monitoreo Mensual (julio) del Club de Observación de Aves Alzacuanes en Cerro Juana Laínez

Contribuidor de la nota: Gilberto Flores-Walter. Edición para la página web:  Karla Lara. Ambos miembros de la Asociación Hondureña de Ornitología.

El domingo 29 de julio de 2018, miembros del Club de Observación de Aves Alzacuanes realizaron la gira mensual de observación de aves, que en esta ocasión se llevó a cabo en el Cerro Juana Laínez en Tegucigalpa, Francisco Morazán. El día comenzó parcialmente nublado, con una temperatura de 19°c. Se inició la pajareada a las 6:04 de la mañana. La primera ave que se observó fue una Zenaida asiatica, mejor conocida como Paloma Ala Blanca (White-winged Dove), perchada sobre unos cables a la orilla de la calle, en la entrada al parque.

Fotografía 1

Fotografía 1. Miembros del Club que participaron en la pajareada del domingo 29 de julio. Gilberto Flores-Walter ©.

Fotografía 2

Fotografía 2. Sección del Sendero Macuelizo, Cerro Juana Laínez. Gilberto Flores-Walter  ©.

Se observaron aves durante aproximadamente dos horas, y se recorrió tres kilómetros por la calle principal y el nuevo Sendero Macuelizo. Este circuito tiene una distancia de aproximadamente un kilómetro, y cuenta con bancas para descansar, baños portátiles, basureros, un área de juegos para niños muy colorida y próximamente, se incorporarán unas glorietas, donde se podrán apreciar hermosas panorámicas de la ciudad de Tegucigalpa. Se terminó el recorrido a las 8:00 am, en el Monumento de La Paz, en la cima del cerro.

Fotografía 3

Fotografía 3. Varios individuos de Lesser Goldfinch (Spinus psaltria). Gilberto Flores-Walter ©.

Fotografía 4

Fotografía 4. Olive-throated Parakeet (Eupsittula nana). Gilberto Flores-Walter©.

Fotografía 5

Fotografía 5. Juvenil de Altamira Oriole (Icterus gularis). Gilberto Flores-Walter©.

Resultó muy interesante la ruta tomada porque se pudo observar más aves de esta manera, registrando un total de 30 especies de aves residentes durante esta visita, observando una gran cantidad de individuos juveniles aprendiendo de la vida.

Fotografía 6

Fotografía 6. Social Flycatcher (Myiozetetes similis). Gilberto Flores-Walter©.

Más detalles y fotografías en este listado.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

ÚLTIMOS CAMBIOS TAXONÓMICOS DE LA AMERICAN ORNITHOLOGICAL SOCIETY (AOS), PARA LOS AÑOS 2017 Y 2018

Contribuidores de la nota: Mayron McKewy Mejía & Karla Lara, miembros de la Asociación Hondureña de Ornitología.

 

Anualmente, en nuestra región seguimos los cambios taxonómicos aceptados por el North American Classification Committee (NACC) de la American Ornithological Society (AOS) en respuesta a propuestas suficientemente documentadas por ornitólogos y apasionados por las aves del Norte y Centro América. A continuación resumimos y ponemos en contexto algunos de los cambios taxonómicos más notorios según el quincuagésimo octavo (58) suplemento y el quincuagésimo noveno (59) suplemento de la AOS. Los cambios taxonómicos representan en síntesis los grandes avances que ha tenido el mundo moderno para comprender cómo se relacionan las especies y cuáles fueron sus ancestros. Sugerimos que dichos cambios sean utilizados para cuestiones científicas o reportes de toda la comunidad de observadores de aves en Honduras.

Suplemento 58, Chesser et al. (2017)

  1. Chen caerulescens cambia a Anser caerulescens y conserva su nombre en inglés.
  2. Anas discors, Anas cyanoptera y Anas clypeata cambian de género, siendo ahora Spatula, pero conservan sus nombres en inglés respectivamente.
    choluteca 159

    Fotografía 1. Pareja de Spatula clypeata (Northern Shoveler). Mayron McKewy Mejía ©

    Parvada de Blue-winged Teal

    Fotografía 2. Parvada de Spatula discors (Blue-winged Teal).  Posiblemente la especie de pato migratorio más común. Romel Romero ©

  3. Anas americana pasa a llamarse Mareca americana, manteniendo su nombre en inglés.

    American Wigeon

    Fotografía 3. Macho de Mareca americana (American Wigeon). Romel Romero ©

  4. Eugenes fulgens (Magnificent Hummingbird) cambia su nombre en inglés, llamándose ahora Rivoli’s Hummingbird, pero conserva su nombre científico. Esto debido a la división de lo que se conocía inicialmente como Magnificent Hummingbird en dos especies. Rivoli’s Hummingbird se encuentra desde el Suroeste de los Estados Unidos hasta Nicaragua y dejando entre Costa Rica y Oeste de Panamá a Eugenes spectabilis (Talamanca Hummingbird).

    IMG_6232

    Fotografía 4. Macho adulto de Eugenes fulgens (Rivoli’s Hummingbird). En Honduras, una especie encontrada en tierras altas principalmente. Nótese la banda oscura en el pecho que difiere de E. spectabilis (Talamanca Hummingbird). William Orellana/Beaks & Peaks ©

  5. Circus cyaneus cambia de nombre específico, pasando a ser Circus hudsonius, debido a la división de lo que se conocía como Northern Harrier.

    Northern Harrier

    Fotografía 5. Hembra de Cyrcus hudsonius (Northern Harrier), luego de dividir las  poblaciones del viejo y el nuevo mundo. Mayron McKewy Mejía ©

  6. Aulacorhynchus prasinus (Emerald Toucanet) cambia su nombre en inglés a Northern Emerald-Toucanet, aun siendo las formas del Sur de Centro América (garganta azul) muy distintas a las poblaciones de Norte del istmo (garganta blanca). Dada la división, A. prasinus (Northern Emerald Toucanet) se distribuye de México a Panamá, mientras que A. albivitta (Southern Emerlad-Toucanet) es encontrado en América del Sur.

    Northern Emerald Toucanet

    Fotografía 6. Aulacorhynchus prasinus (Northern Emerald-Toucanet), variedad del Norte de Centro América. Gilberto Flores-Walter/Feathers Birding ©

  7. Melozone biarcuata (Prevost’s Ground-Sparrow) cambia su nombre en inglés a White-faced Ground-Sparrow. Esta especie presenta abundante cara blanca y pecho pálido sin mancha oscura.
    White-faced Ground-Sparrow

    Fotografía 7. Lo que anteriormente se conocía como Melozone biarcuata (Prevost’s Ground-Sparrow) se divide, dejando la especie M. biarcuata (White-faced Ground-Sparrow) desde Sur de México a Honduras y M. cabanisi (Cabanis’s Ground-Sparrow) endémica a Costa Rica. Romel Romero ©

    DSC00253

    Fotografía 8. Melozone biarcuta (White-faced Ground-Sparrow) presenta una cara blanca, con una corona y mejillas castañas que dan la apariencia de tener patillas y pecho pálido sin manchas oscuras. Ángel Fong/Go Bird Honduras ©

  8. Icteria virens (Yellow-breasted Chat), lo que se conocía como el chipe más grande dentro de la familia Parulidae, es removido y pasa a ser miembro solitario de la nueva familia Icteriidae. Nótese que la escritura correcta para esta nueva familia es con doble “ii”, que difiere de Icteridae, la familia de las chorchas, zanates y tordos, la cual solamente se redacta con una “i”.

    Icteria virens

    Fotografía 9. Icteria virens (Yellow-breasted Chat) forma parte ahora de la monotípica familia Icteriidae. Romel Romero ©

  9. Las especies dentro de los géneros Arremon, Arremonops, Atlapetes, Aimophila, Peucaea, Spizella y Chondestes pasan a una familia denominada Passerellidae.

    OLANCHO 016

    Fotografía 10. Peucaea ruficauda (Stripe-headed Sparrow) pasa de Emberizidae a la nueva familia Passerellidae. Mayron McKewy Mejía ©

  10. Cambia la secuencia en las familias Anatidae, Scolopacidae e Icteridae, reordenándose.

Suplemento 59, Chesser et al. (2018)

  1. Sporophila torqueola (White-collared Seedeater) se divide, dejando la especie que se reporta en el país como Sporophila morelleti (Morelet’s Seedeater). Algo muy importante a destacar es que su escritura se debe tomar con cautela, pues el nombre científico morelleti es con doble “ll”, mientras que su nombre Morelet’s es con una sola “l”.

    TEGUS 004

    Fotografía 11. Macho de Sporophila morelleti (Morelet’s Seedeater). Mayron McKewy Mejía ©

  2. Picoides scalaris, Picoides villosus y Picoides fumigatus cambian de género y pasan a ser Dryobates. Sus nombres en inglés se conservan.
    female smoky brown woodpecker1

    Fotografía 12. Dryobates fumigatus (Smoky-brown Woodpecker). Lucas Valderas ©

    DSC09446

    Fotografía 13. Dryobates fumigatus (Smoky-brown Woodpecker) es de los carpinteros más pequeños en el país y muchas veces difícil de detectar. Ángel Fong/Go Bird Honduras ©

    Ladder-backed WP

    Fotografía 14. Dryobates scalaris (Ladder-backed Woodpecker). Gilberto Flores-Walter/Feathers Birding ©

  3. Passerini’s Tanager pasa a llamarse nuevamente Scarlet-rumped Tanager. Su nombre científico se mantiene.

    IMG_6676

    Fotografía 15. Macho de Ramphocelus passerinii (Scarlet-rumped Tanager). Mayron McKewy Mejía ©

  4. Se reconoce la nueva familia Onychorhynchidae y se incluyen las especies dentro de los géneros Onychorhynchus, Terenotriccus y Myiobius.
    olancho 028

    Fotografía 16. Onychorhynchus coronatus (Royal Flycatcher) deja Tyrannidae para integrar la familia Onychorhynchidae. Mayron McKewy Mejía ©

    Panama 111

    Fotografía 17. Terenotriccus erythrurus (Ruddy-tailed Flycatcher) miembro de Onychorhynchidae. Mayron McKewy Mejía ©

  5. Piprites griseiceps (Gray-headed Piprites) deja su incertidumbre (Incertae sedis) y pasa a ser parte de la familia Tyrannidae, dentro de una subfamilia monotípica.

 

Referencias

R. Terry Chesser, Kevin J. Burns, Carla Cicero, Jon L. Dunn, Andrew W. Kratter, Irby J. Lovette, Pamela C. Rasmussen, J. V. Remsen, Jr., James D. Rising, Douglas F. Stotz, and Kevin Winker. (2017). Fifty-eighth supplement to the American Ornithological Society’s Check-list of North American Birds. The Auk: July 2017, Vol. 134, No. 3, pp. 751-773.

R. Terry Chesser, Kevin J. Burns, Carla Cicero, Jon L. Dunn, Andrew W. Kratter, Irby J. Lovette, Pamela C. Rasmussen, J. V. Remsen, Jr., Douglas F. Stotz, Benjamin M. Winger, and Kevin Winker. (2018). Fifty-ninth Supplement to the American Ornithological Society’s Check-list of North American Birds. The Auk: June 2018, Vol. 135, No. 3, pp. 798-813.

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

AVIFAUNA EXÓTICA REPORTADA EN HONDURAS

Contribuidores en la nota: Mayron McKewy Mejía, Oliver Komar & John van Dort, miembros de la Asociación Hondureña de Ornitología.

                                                           Julio 2018

 

Los organismos foráneos introducidos, a propósito o involuntariamente, a un territorio al cual no pertenecen se les conocen como especies exóticas. El término “exótico” no necesariamente refiere a la vistosidad o variedad de colores que una especie presente, sino al estatus dentro de  una localidad o región al cual no pertenece naturalmente.

De ese modo, es que algunas especies de aves exóticas han sido localizadas en Honduras durante los últimos años. La presencia de ellas puede representar algún tipo de competencia hacia las aves que ya residen en un área determinada. (Capdevilla et al. 2006). En este artículo, enfocamos en las especies introducidas (no-nativas). Son “invasoras” por sus hábitos generalistas. Hay muchas especies en esta categoría, que se han beneficiado de décadas de deforestación y expansión de fronteras de agricultura y ganadería

La avifauna exótica en Honduras comprende ocho especies (Tabla 1) y el número fácilmente puede incrementar. A continuación presentamos una reseña de cada una de ellas. No incluidas en este análisis están especies nativas del país que se han liberado en ocasiones en otras partes del país, fuera de su distribución natural, como Muscovy Duck (Cairina moschata). También en esta categoría hay varias especies de loras, guaras y pericos nativos que han escapado del comercio de mascotas, y se encuentran en ciudades principales fuera de su distribución orignal como Yellow-naped Parrots (Amazona auropalliata) en Tegucigalpa. La Scarlet Macaw (Ara macao) ha sido liberada en varias partes de Honduras, en áreas donde la especie fue extirpada en el último siglo, o en dónde posiblemente no existían de forma natural. Estos sitios incluyen zonas de los departamentos de Atlántida, Copán, Cortés, Islas de la Bahía y Valle. En síntesis, se incluyen especies exóticas que han sido reportadas silvestremente y documentadas de alguna forma.

Tampoco hemos tratado especies domesticadas que algunas veces se encuentran en aparente libertad, pero están siempre asociadas con una finca o granja. En esta categoría se encuentra el Domestic Goose (Anser spp.), Common Quail (Coturnix coturnix), Japanese Quail (Coturnix japonicus), Helmeted Guineafowl (Numida meleagris), Indian Peafowl (Pavo cristatus), Wild Turkey (Meleagris gallopavo), and Red Junglefowl (Gallus gallus).

Otras especies que no han sido tomadas en cuenta:

European Starling (Sturnus vulgaris).

Hay un reporte de esta especie, no documentado, de los años 1990’s, del aeropuerto Palmerola en el departamento de Comayagua (Gallardo 2014), lo que indicaría un posible polizonte, pero requiere más información. Sin embargo, no se descarta que las poblaciones que se mantienen en México se extiendan más hacia el Sur, llegando al Norte de Centro América.

African Collared-Dove (Streptopelia roseogrisea).

Esta especie, vendida comúnmente en las tiendas de mascotas en toda Honduras. No obstante, esta especie no ha podido establecerse en la naturaleza y no se conocen datos en libertad, siendo apenas dos registros en El Salvador y Guatemala respectivamente. Se incluye en esta corta lista para permanecer atentos ante algún individuo en libertad.

Cattle Egret  (Bubulcus ibis).

Esta especie, nativa de África y Eurasia, empezó su colonización mundial a finales de 1800’s, y ahora es muy establecida en gran parte de las Américas, incluyendo Honduras.

Tabla 1. Las aves exóticas reportadas en Honduras

Nombre científico Nombre inglés Proveniencia
(y estatus)
Fecha de primer reporte
Anas platyrhynchos Mallard Norteamérica
(no establecida)
2 Dic 2016
Melopsittacus undulatus Budgerigar Australia
(no establecida)
13 Mar 2012
Columba livia Rock Pigeon Eurasia

(establecida en cascos urbanos)

10 May 1969
Passer domesticus House Sparrow Europa (establecida) 1979
Lonchura malacca Tricolored Munia Asia (establecida localmente) 3 Ago 2005
Lonchura punctulata Scaly-breasted Munia Asia (no establecida) 20 Jun 2009
Euplectes franciscanus Northern Red Bishop Africa (no establecida) 17 Sep 2016
Streptopelia decaocto Eurasian Collared-Dove

 

(Eurasia, establecida) 28 Feb 2009

 

Reseñas de algunas especies exóticas:

Columba livia (Columbidae): Quizás sea el ave exótica más distribuida del continente, pues su tolerancia al humano la ha llevado a poblar grandes ciudades y hasta pequeños pueblos. En Honduras se conoce como la paloma de castilla. Será raro no encontrar esta especie en algún pueblo de Honduras. Acostumbrada a posarse sobre los techos de las casas, anida en cavidades bajo techos u otras hechas por las personas, como estructuras en los intrincados diseños de iglesias o edificios. Su procedencia es de África y Eurasia y por muchos años su expansión mundial ha sido contundente. En términos culturales, en Honduras algunas personas que viven retiradas de ciudades o poblados optan por conseguir algunas de estas palomas para acompañar sus casas. El registro más antiguo para Honduras en eBird data de 1969 en el departamento de Colón. Aunque actualmente es prácticamente ubicada en zonas habitadas, es notable por ser ausente en el campus de la Universidad Zamorano, donde ha sido reportado solamente una vez sobrevolando en los últimos siete años.

Captura de pantalla (48)

Figura 1. Columba livia ha sido reportada en los 18 departamentos del país con una alta tendencia hacia lugares con presencia humana. Fuente: eBird.org.

Passer domesticus (Passeridae): El caso de esta especie es similar a lo de la Columba livia, pues se ha acostumbrado a la presencia de las personas y ha aprendido a sacarle provecho a todo lo que dejamos, ya sea restos de pan, semillas o bien pedazos de cuerdas para fabricar sus nidos. Un hecho que les ha favorecido es que los últimos años las construcciones de casas, bodegas o establecimientos han estado siendo construidas sus techos con soportes llamadas canaletas de aluminio o acero inoxidable, remplazando a la madera que usualmente se deterioraba fácilmente o era dañada por termitas. Este gorrión suele anidar en estas canaletas o agujeros de tubos metálicos o en ocasiones en enjambres de cables de tendido eléctrico o de telefonía.

Proveniente de Eurasia y Norte de África ha sabido adaptarse al neotrópico, colonizando innumerable cantidad de naciones. Su población se estima de al menos 540,000,000 de individuos (Rich et al. 2014) con una tendencia decreciente.

Captura de pantalla (51)

Figura 2. El primer registro de esta ave data de 1979 para Honduras en eBird. El Passer domesticus ha sido reportado en 17 de los 18 departamentos de Honduras en la base de datos de eBird (faltando Gracias a Dios, que incluye la región de La Moskitia). Fuente: eBird.org

Lonchura malacca (Estrildidae): Originario de Sri Lanka, Singapur y la India, esta especie ha sido introducido como ave de jaula en diversos países. Ahora se sabe que es fácilmente adaptable a una variedad de climas. Usualmente se encuentra en voluminosos grupos buscando semillas de gramíneas y al mismo tiempo ocupando espacio con aves residentes como Sporophila torqueola, Volatinia jacarina y Passerina caerulea. En la actualidad se reporta desde el Sur de México hasta el Norte de Sudamérica, incluyendo el Caribe y Florida. Su población mundial aparentemente es estable por la ausencia de evidencia de algún tipo de amenaza (Rich et al. 2014). En Honduras se ha detectado en la pendiente del Pacífico con varios registros en el departamento de Choluteca y un reporte en el Valle de Yeguare, departamento de Francisco Morazán. Hay otra población en la pendiente del Atlántico, con su foco en el Valle de Sula del departamento de Cortés y parte Yoro. Es frecuente reportar decenas de individuos en la región del aeropuerto de San Pedro Sula. Hay ocasionales reportes en Lago Yojoa, que posiblemente trata de aves de la población del valle de Sula. El primer reporte para Honduras fue de Lago Yojoa en 2005. En la región centroamericana ha sido reportado en varios países, incluyendo El Salvador y Costa Rica.

Captura de pantalla (53)

Figura 3. La distribución de Lonchura malacca en Honduras, reflejado en mapas de eBird, mostrando su distribución en 2005. Fuente: eBird.org

Captura de pantalla (55)

Figura 4. Lonchura malacca en Honduras, reflejado en mapas de eBird, mostrando su distribución hasta julio de 2018. Fuente: eBird.org

Lonchura punctulata (Estrildidae): Por si fuese poco esta familia foránea posee dos especies documentadas en el país. Originaria de Asia, Lonchura punctulata ha invadido mayormente el Caribe. Similar a la especie anterior, se considera una especie sin amenazas a nivel mundial.

En Honduras solamente se le ha registrado únicamente en la pendiente del Pacífico, en Tegucigalpa, en el Valle de Yeguare (ambos sitios en el departamento de Francisco Morazán) y el departamento de Choluteca. El primer registro de esta munia proviene de unos individuos alimentándose de semillas de Panicum sp. en Ciudad Universitaria-UNAH en 2009 (Mejía 2012). A mediados de 2015, en la ciudad de Tegucigalpa se observó un nido voluminoso enmarañado en cables del tendido eléctrico, el cual era visitado por aves pequeñas y con posibles marcas empedradas por bajo, pero debido a la distancia que fueron vistos no se tiene certeza de que eran precisamente L. punctulata. No se ha reportado desde 2014 y es posible que la especie no se mantiene en existente en Honduras. En la región centroamericana aparentemente sólo en Honduras se le ha registrado. Los pocos avistamientos podrían sugerir que la especie no ha terminado de establecerse en casi una década.

TEGUS 005

Fotografía 1.  Grupo de 8 Lonchura punctulata en Cerro Juan Laínez, Tegucigalpa a mediados de 2014. Este representa el último registro documentado de esta especie en cuatro años. Mayron McKewy Mejía©

Captura de pantalla (57)

Figura 5. Mapa de las localidades donde se ha reportado Lonchura punctulata. Nótese que todos son de la pendiente del Pacífico. Fuente: eBird.org

Euplectes franciscanus (Ploceidae): Originaria del Norte de África y con varios registros en el Caribe, Florida y Norte de México, pero en Centro América solamente se ha registrado un individuo, en el departamento de Choluteca, Honduras en Septiembre, 2017. Es una especie fácilmente adaptable a climas del neotrópico y un individuo en libertad al Sur de Honduras solamente refleja su capacidad de supervivencia, pero dado que sólo un individuo se divisó se pensaría que su establecimiento como una especie exótica reproductiva estaría muy limitada en estado silvestre.

Captura de pantalla (58)

Figura 6. Localidad de la única observación en eBird Centroamérica para Euplectes franciscanus. Fuente: eBird.org

Streptopelia decaocto (Columbidae): Esta especie fue reportada por primera vez en Honduras en 2009 y ha expandido rápidamente desde entonces. A pesar de que el primer reporte fue realizado en Copán (Gallardo 2014) por lo visto la especie todavía no se ha establecido en el departamento de Copán. Sin embargo, se reportó en las Islas de la Bahía en 2014, y la especie parece estar bien establecido en las islas ahora en 2018. Igualmente, se ha establecido en Atlántida, y se reporta poblaciones pequeñas en Lempira, La Paz y Olancho. Hay reportes esporádicos y recientes en Francisco Morazán y Choluteca, sin evidencia de establecimiento. Rich et al. (2004) estiman una población global de 8,000,000 de individuos y presuntamente dicha población esté incrementando en números significativos.

Captura de pantalla (59)

Figura 7.  La distribución de Streptopelia decaocto en Honduras, mostrando el registro de esta especie en Islas de la Bahía en 2014, en una época cuando la especie ya se había establecido por mucho en Belice.. Fuente: eBird.org

Captura de pantalla (60)

Figura 8.  La distribución de Streptopelia decaocto en Honduras hasta julio de 2018, ya alcanzando nuevos territorios. Fuente: eBird.org

Conclusiones

El deseo de poseer especies de animales silvestres como mascotas ya sean exóticas o nativas pareciera ser ya una parte cultural del hondureño. En el caso de las especies exóticas que por una u otra razón escapan al medio natural generarán una competencia de recursos con las especies nativas, y mayormente si hablamos de poblaciones de cientos, como las existentes en Valle de Sula de Lonchura malacca. En esta oportunidad no se entró en temas más específicos como la de salud pública, pero será interesante conocer el proceso sanitario para la importación de aves. Un listado general por parte gubernamental de todas las especies de aves exóticas que han ingresado al país en el siglo XXI generaría un mayor criterio de lo que ha sucedido y quizás de ese modo predecir qué especies estarían siendo reportadas en los siguientes años.

Existen tres tipos de métodos para el control de especies invasoras o exóticas: químicos, físicos y biológicos. Los procesos químicos emplean una gran cantidad de efectos inmediatos para contrarrestar ciertas especies. Los pesticidas son principalmente los medios más frecuentes, pero al mismo tiempo conllevan un riesgo adicional para otras especies, contaminando suelo y agua. Los procesos físicos están basados en el uso  de herramientas como trampas fijas, mientras que los biológicos consisten principalmente en la esterilización de individuos, pero para ello se necesitan un alto porcentaje de una población con esta medida para controlar. Dicho lo anterior, es necesario y dada la situación del país, comenzar con la prevención del ingreso masivo de otras especies no nativas y a la vez mejorar los procesos de introducción asumiendo la responsabilidad y compromiso de quienes las adquieren de forma coherente.

Mientras no se hagan estimaciones poblaciones específicas, consideramos no menospreciar especies como Columba livia o Passer domesticus en los listados suministrados a eBird.org, pues son de  gran valor al final del día, pues no todo lo que consideramos común es verdaderamente común en ciertos lugares.

Literatura citada

Bonta, M. y Anderson, D. 2002. Birding Honduras A Checklist and Guide. Ecoarte S. de R.L.Tegucigalpa.

Capdevilla Argüelles L., A. Iglesias García, J.F.Oueta, B. Zilletti. 2006. Especies Exóticas Invasoras: Diagnóstico y bases para la prevención y el manejo. Organismo Autónomo Parques Nacionales Ministerio de Medio Ambiente. Madrid, España.

Gallardo R.J. 2014. Guide to the Birds of Honduras. Mountain Gem Tours.

Mejía M.M. 2012. Reporte de la presencia de Lonchura punctulata (Estrildidae) en Honduras. El Esmeralda (25-28). Tegucigalpa.

Rich, T. D., C. Beardmore, H. Berlanga, P. Blancher, M. Bradstreet, G. Butcher, D. Demarest, E. Dunn, C. Hunter, E. Iñigo-Elias, J. Kennedy, A, Martell, A. Panjabi, D. Pashley, K. Rosenberg, C. Rustay, S. Wendt and T. Will. 2004. Partners In Flight North American Landbird Conservation Plan. Partners in Flight, Ithaca, NY

Sitios web

http://www.iucnredlist.org

https://ebird.org (abril, mayo, junio, julio 2018)

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

FACILITACIÓN DEL MÓDULO SOBRE AVES POR PARTE DE LA ASOCIACIÓN HONDUREÑA DE ORNITOLOGÍA POR SEGUNDO AÑO AL PROGRAMA “JÓVENES PARA LA CONSERVACIÓN HONDURAS (JPCH) IMPULSADO POR EL SERVICIO FORESTAL DE LOS ESTADOS UNIDOS”,

MONTE HOREB, GRACIAS, LEMPIRA, DEL 11 AL 15 DE JUNIO, 2018.

Contribuidores de la nota: Mayron McKewy Mejía, Karla Lara, Carlos Funes, Ángel Fong, Gilberto Flores-Walter, todos miembros activos de la ASHO.

Fotografía 1. Grupo total de jóvenes capacitados, junto con los facilitadores. Keyla Benítez ©.

La Asociación Hondureña de Ornitología (ASHO) está fundamentada en cuatro pilares muy importantes desde su creación para el bienestar de las aves y su ambiente: (1) conservación de especies, (2) investigación científica, (3) promoción del aviturismo y no menos importante, (4) la educación ambiental. Es por ello, que desde la ASHO sentimos que el compromiso es enorme para con la sociedad, las aves y su medio.

En 2017 se comenzó por parte del Servicio Forestal de los Estados Unidos, un proyecto pionero en el occidente del país para crear y forjar liderazgos en jóvenes de esa zona de Honduras en pro del desarrollo sostenible y el cuidado y conservación del medio ambiente. Es así que nace el programa “Jóvenes para la Conservación Honduras (JPCH)”, en aquel entonces con 30 participantes. La ASHO contribuyó con el módulo de aves, brindando temas específicos sobre este carismático grupo de animales que predominan en nuestro entorno.

Del 11 al 15 de Junio de 2018 en Gracias, Lempira, nuevamente la ASHO fue invitada a impartir el módulo denominado “Conservación y Aprovechamiento Sostenible: Importancia de las Aves y el Aviturismo en Honduras” con una duración de más de 40 horas teórico-prácticas, con la ayuda de cinco facilitadores, Mayron McKewy Mejía, Carlos Funes, Karla Lara, Ángel Fong y Gilberto Flores-Walter.

 

Fotografía 2. El módulo no solamente consistió en presentaciones, sino que también se realizaron algunas dinámicas grupales e individuales fuera del salón para desenvolver a los mismos jóvenes. Carlos Funes ©.

Durante este tiempo se desarrolló la currícula elaborada por el Laboratorio de Ornitología de la Universidad de Cornell, denominada “Detective de Aves o Aves de mi Mundo”. Dicha currícula tiene como objetivos principales vincular a los jóvenes con la naturaleza a través de las aves y su entorno, mientras construyen un conocimiento científico y ambiental. Algunos de los temas abordados durante las charlas, fueron: características principales de las aves, partes de un ave, componentes de un hábitat, migración, entre otras, y que fueron acompañadas por una serie de dinámicas para una mejor comprensión de los temas como, “Voto de opinión móvil”, “¿Qué hace a un ave un ave?”, “Crea tu ave”, “Componentes de un hábitat”, “Bingo”, y “Ave sobreviviente”. Al final los 36 jóvenes del programa Jóvenes para la Conservación Honduras aprendieron sobre las aves y nuestro entorno de una manera participativa y divertida.

Fotografía 3: Grupo de jóvenes aprendiendo a facilitar la dinámica “Partes de un ave” de la currícula “Detective de aves”. Carlos Funes ©.

De forma simultánea, todos los días del módulo se realizaron prácticas en campo para que los jóvenes aprendieran sobre la identificación de aves, el uso de guías de campo, cámaras fotográficas y equipo especializado, como binoculares, telescopios, parábola y grabadoras de audio, y se les enseño el cuido y mantenimiento adecuado del mismo. Además, del uso de herramientas de ciencia ciudadana tan esenciales hoy en día, como lo son eBird y Merlin.

Fotografía 4. Se llevaron a  cabo  varias salidas a observar aves en los alrededores de Monte Horeb y Parque Nacional Montaña de Celaque. Mayron McKewy Mejía ©.

Fotografía 5. Jóvenes conociendo equipo especializado para escuchar y grabar sonidos de las aves.  Luis Tinoco ©.

En temas más orientados a lo científico, los jóvenes aprendieron el origen de las aves y cuándo aparecieron, las diferencias más notorias que separan este grupo de vertebrados con otros, la taxonomía y evolución. Así mismo, se tocó el tema de comportamientos más esenciales, ecología, del porqué migran algunas especies y el significado del término de especie. Agregado a ello, se  presentó una lista basada en los datos de la UICN sobre especies en riesgo del país y algunas extinciones notorias en la historia a nivel global. Parte del propósito de la temática se centró en aumentar el conocimiento en la terminología inclinado a las aves. Aquí también se entró en detalle en conocer las partes de las aves, su tamaño y su forma, las maneras de ubicar un ave en campo tomando como referencia algunos puntos claves en donde se encuentra.

Se enfatizó también en un tema muy importante, y que, con el auge de la observación de aves en Honduras, es prioritario conocer las buenas normas mientras se disfruta de las aves. La ética en cualquier profesión forma un estilo de trabajo en donde las buenas prácticas son el común denominador y que a la vez impulsa a las personas a seguir actuando correctamente. El uso desmedido de los señuelos acústicos o mejor conocidos como “playback”, detienen procesos rutinarios en la vida de las aves, máxime cuando un sitio es muy visitado por personas que desean ver determinada especie. Entre menos impacto se genere a las especies de aves mientras se les observa, mayor será el disfrute de las mismas.

Una reseña de lo que es la Estrategia Nacional de Aviturismo con sus distintas zonas de importancia fue impartida. Este tema fue de mucho interés para los jóvenes, quienes aprovecharon este espacio para realizar preguntas a los expositores sobre los tipos de avituristas que visitan el país y las especies blanco por las que una persona viaja cientos de kilómetros para poder observarla. Siguiendo con los temas de aviturismo, se dio a conocer los esfuerzos de la ASHO para posicionar eventos como el Lake Yojoa Birding Blitz, conteos locales en Gracias y Bahía de Tela y conteos específicos de aves acuáticas y playeras. También se proporcionó información de los diferentes clubes de observación de aves que están estratégicamente ubicados en el país para así atraer a más público, y con la esperanza de ver muchos de este grupo de jóvenes participando activamente en la observación de aves como una forma recreativa, siendo guías especializados o bien trabajando en proyectos científicos. Todo en pro de la conservación y protección de las aves y su ambiente, además de crear un efecto multiplicador en sus distintas comunidades.

 

Fotografía 6. El programa es una iniciativa que forma y capacita jóvenes del occidente de Honduras con apoyo del Servicio Forestal de los Estados Unidos y aliados estratégicos. Mayron McKewy Mejía ©.

La ASHO desea agradecer a Luis Tinoco, Keyla Benítez, y Yazmín Cortez del Programa Jóvenes para la Conservación de Honduras (JPCH) por su apoyo técnico y logístico durante el desarrollo del módulo, así como también a Beaks and Peaks Birding & Adventure Tours y la Mancomunidad de Municipios del PN Montaña de Celaque (MAPANCE), ambos miembros institucionales de la ASHO, por el préstamo de binoculares y telescopios.

 

Enlaces de vídeos en YouTube sobre algunas dinámicas, editados por Carlos Funes:

https://www.youtube.com/watch?v=e-1hemzhunE

https://www.youtube.com/watch?v=F50NinLkXzQ

 

Publicado en Noticias | Deja un comentario

DETRÁS DE UN GLOBAL BIG DAY EN HONDURAS; 5 MAYO 2018

Colaborador principal: Mayron McKewy Mejía. hondurasbiologica@gmail.com; y colaboradores secundarios: Carlos Funes, Gilberto Flores-Walter y Karla Lara. Todos miembros activos de la Asociación Hondureña de Ornitología.

La idea de encontrar la mayor cantidad de especies de aves posibles en tan solo 24 horas, es una invitación a formar parte de algo divertido y entretenido, pero al mismo tiempo, es una puerta abierta para entender y valorar a estos emplumados animales, encontrándose con diferentes retos y oportunidades en los distintos ecosistemas donde convergen. Encontrar aves es una cosa, pero lograr identificarlas todas, es lo importante. Para muchos observadores, luego de varios años de estar cargando en su cuello un par de binoculares, darles nombre a las especies al observarlas, es meramente cuestión de segundos y sin presentar ningún problema. Así también, existirán algunas especies que los dejarán razonar un poco, pero esto en menor proporción. Y habrá a su vez, observadores que ven toda la experiencia de contar aves, como nueva e inspiradora.

Para lograr encontrar la mayor cantidad de especies de aves en un solo día, se necesita un plan antes de iniciar tan larga jornada.  En otras palabras, es necesaria una estrategia de cómo se piensa utilizar tan cortísimo tiempo, para lograr visitar los distintos sitios. Esto es crucial, pues es en esta parte estratégica donde se puede estimar un número de especies a observar por lugar y por ende, un aproximado de la cantidad final de especies. Y si los cálculos no llenan las expectativas, hay tiempo de modificar la estrategia, e incluir otros lugares para visitar en el recorrido. Se sugiere también hacer un ejercicio previo de toda la ruta, si la logística lo permite, para así tener una idea más a fondo de cómo mejorar los tiempos o bien desestimar algunos sitios. Esto se puede hacer durante un “Honduran Big Day”, evento promovido por la Asociación Hondureña de Ornitología y que es mucho antes de un Global Big Day.

Los grupos con muchas personas, serán siempre difíciles de manejar, mucho más si se corre contra el reloj. En ocasiones, no todos los integrantes tendrán la misma capacidad de identificar aves tan rápido, por lo que puede ser abrumador para algunas personas el sólo oír nombres raros a cada rato y al final pueden perder interés y desanimar al resto del grupo. Si hay gran cantidad de personas para el gran día, lo más factible sería dividirse en grupos más pequeños y distribuyéndose en una zona determinada.

Una vez establecida la ruta, lo siguiente es pensar en suministros esenciales para ese día, como comidas y bebidas. No necesariamente se tiene que visitar restaurantes ostentosos, sino más bien lugares donde pueden servir una comida caliente y sustancial, en el menor tiempo posible. La otra opción es llevar comida fácil de preparar en el campo, sin muchos lujos, pero que satisfaga las necesidades de cada persona.

En los siguientes párrafos e imágenes, resumimos nuestra experiencia durante el Global Big Day del 5 de mayo de 2018.

Salida de Tegucigalpa

El día 4 de mayo de 2018, exactamente a las 14:38 nos dispusimos a emprender el duro viaje a La Muralla, conformando un equipo de cuatro integrantes, algunos miembros del Club de Observación de Aves Alzacuanes de Tegucigalpa. Decidimos alzar el vuelo con maletas y hieleras aseguradas en la parte trasera del vehículo. En el trayecto se pasó por el sitio de interés para la observación de aves “Campamento Fish Ponds”, donde se ha reportado anteriormente especies interesantes, como el Jabiru (Jabiru mycteria). Fue una pajareada corta, y sin ninguna novedad aparente, así que ni siquiera decidimos detenernos. Poco después cruzamos el Río Guayape y llegamos al desvío de Limones. No estamos seguro a qué municipio pertenece este punto en específico, pero inmediatamente ya estábamos en una carretera de tierra. Una hora con 20 minutos después llegamos al municipio de La Unión, donde el tiempo parece que se ha detenido. Todo luce igual a algunos años atrás. Una parada estratégica para ir al baño y comprar pollo frito. Diez minutos después continuamos el viaje, pues ya estábamos quedándonos sin luz solar.  De La Unión al centro de visitantes de La Muralla hicimos 32 minutos y en todo el tramo de bosque de pino todavía se observan las secuelas de la plaga del gorgojo y algunos incendios activos. ¡Una gran pérdida, en verdad! Ya puestos en la tranca del centro de visitantes, éramos bienvenidos por don Pedro (Pedrito) y su hijo Naín Torres. Anclamos el vehículo y comenzamos a descargar las cosas que traíamos como equipo. Muchas cosas para ser solamente una noche.

IMG_5540

Fotografía 1. La cena de la noche del viernes 4 de mayo, consistió en una enorme bolsa de chicharrones de carne con queso, tortillas, algo de pollo y una soda. © Mayron McKewy Mejía.

Luego de una extendida plática con Naín sobre las aves de La Muralla y dónde encontrarlas, nos dispusimos a descansar finalmente, pues un día largo estaba por llegar. Luego de un pequeño percance con una gigantesca luciérnaga, todo mundo durmió. Sin embargo, la alarma diría que solo restaban 5 horas y 19 minutos para ser activada, avizorando una extenuante jornada.

Carretera Hacía El Díctamo

03:35, la alarma anunciaba un nuevo despertar. Se comenzó hirviendo algo de agua para el café traído de Siguatepeque por uno de los miembros del equipo. Sin mucho tiempo para platicar sobre cómo se durmió la noche anterior, el agua ya estaba lista para colar el café. Casi media taza para cada uno, si queremos ser exactos.

IMG_5552

Fotografía 2. Luego de una silenciosa noche en la que no se escuchó ningún búho, nos dispusimos a preparar el café. © Mayron McKewy Mejía.

IMG_5554

Fotografía 3. Con una fase lunar menguante se aperturó la primera lista de aves a las 04:22, con los peculiares sonidos de las Highland Guans (Penelopina nigra). © Mayron McKewy Mejía.

A medida que todo iba aclarando y nos podíamos ver las caras entre sí, comenzamos a notar mayor actividad de aves, sobretodo vocalizando sonidos con diferentes frecuencias y duraciones. Great Curassow (Crax rubra) con su casi inconspicuo llamado se hacía presente, junto con los diversos chillidos de Scaly-throated Foliage-gleaner (Anabacerthia variegaticeps) y vocalizaciones de Black-faced Antthrus (Formicarius analis), Crested Guan (Penelope purpurascens) y Spotted Woodcreeper (Xiphorhynchus erythropygius). No había duda de la buena forma con que se estaba iniciando.

IMG_5559

Fotografía 4. El Refugio de Vida Silvestre La Muralla es erróneamente conocido como Parque Nacional. Sus dimensiones son de más de 26 mil hectáreas, entre los municipios de Jano, Esquipulas del Norte y La Unión, con el punto más alto que supera los 2,000 msnm. Si bien el Este de Honduras tiene muchas Áreas Protegidas no todas tienen centro de visitantes, y posiblemente sea esta la única  con albergue. © Mayron McKewy Mejía.

Luego de varios minutos en un solo lugar, se tomó la decisión de avanzar a pie en la carretera que conduce a la comunidad de El Díctamo, para seguir aumentando la lista de especies. Y conforme se transitaba por la amplia y poco frecuentada calle de tierra, íbamos encontrando especies nuevas como Swallow-tailed Kite (Elanoides forficatus), Ruddy Foliage-gleaner (Clibanornis rubiginosus), Green-breasted Mountain-gem (Lampornis sybillae), y Spotted Wood-Quail (Odontophorus guttatus). El espíritu de documentar las especies no se perdió, siempre hubo tiempo para varias fotos y las grabaciones de sus cantos. Se tomó una desviación hacia la izquierda, que de ida significaba descender una pendiente bien angulada cerca de cafetales. Aquí el panorama era más abierto, pero con árboles de considerable tamaño y en uno de ellos, las Chestnut-headed Oropendolas (Psarocolius wagleri) anidaban con la presencia de algunos Giant Cowbirds (Molothrus oryzivorus), que a su vez, estaban a la expectativa para entrar a los nidos.

IMG_5593

Fotografía 5. Plumbeous Kite (Ictinia plumbea), es un visitante reproductivo o migrante intertropical. Arriva generalmente en abril a países como Honduras, proveniente de América del Sur donde ha permanecido por varios meses. © Mayron McKewy Mejía.

IMG_5668

Fotografía 6.  2 Kilómetros después se retornó al centro de visitantes. Nótese que la calle a El Díctamo estaba sin charcos ni fangosa, lo cual era raro. © Mayron McKewy Mejía.

Alguien podría decir; “y si son de Tegucigalpa, ¿por qué se fueron a pajarear tan largo?”. Pues la respuesta es simple: Olancho lo tiene todo. Es el departamento número uno en aves y su extenso territorio lo avala. Con la no tan módica cantidad de 568 especies de aves registradas en eBird; y con el RVS La Muralla que cuenta con 319 especímenes reportados, siendo éste el mejor lugar para observar aves en Olancho y el cuarto en todo el país. Entonces, ¡claro que sí valía la pena viajar hasta estas tierras! Alrededor de 100 especies se lograron en este departamento.

A la hora que se inició el conteo rondaban los 17 °C, un par de hora más tarde, los 21°C hacen que olvidemos los suéteres y comencemos a

sudar. Ya de regreso al centro de visitantes, rápidamente comimos cosas ligeras como bananos, algún yogurt con galletas y al mismo tiempo empacamos las maletas para continuar el comino en dirección a La Unión.

De La Muralla a La Unión

Ya con las cosas dentro del vehículo, conducimos lentamente a pocos metros del centro de visitantes donde se suele observar Ornate Hawk-Eagle (Spizaetus ornatus), que a criterio de Naín, se reproducen con éxito cada año y las personas han aprendido a respetarlas. La calle hacia abajo era también muy prometedora, pero el tiempo apremiaba, así que decidimos no invertir mucho tiempo ahí, sin embargo, un Green Shrike-Vireo (Vireolanius pulchellus) nos entretuvo por algunos minutos. Es una especie de dosel que vocaliza fuerte, pero debido a su plumaje verde se confunde entre las hojas, a tal punto que nunca lo pudimos localizar. Aun así, se le grabó exitosamente.

IMG_5714

Fotografía 7. Keel-billed Motmot (Electron carinatum), de esas joyas que se pueden encontrar en La Muralla. © Mayron McKewy Mejía.

IMG_5725

Fotografía 8. En los meses de abril y mayo parecen ser tiempos idóneos para observar Ornate Hawk-Eagle (Spizaetus ornatus) en La Muralla. © Mayron McKewy Mejía.

Seguimos la calle en dirección a La Unión y nos percatamos que algunos incendios todavía continuaban encendidos y avanzando en los ya rematados bosques de pino. A casi 3 km de distancia del centro de visitantes, llegamos al punto de las Ocellated Quails (Cyrtonyx ocellatus), pero esta vez no aparecerían por ningún lado. No obstante, se lograron algunas especies de pino que posteriormente no volveríamos a ver.

De La Unión a Limones

Exactamente 1 hora con 17 minutos de recorrido, con una media de 48 km/hora, se sentía que el tramo era eterno y sin cambios en el paisaje, sumándole nubes de polvos por cada carro que pasaba y con un aire acondicionado poco convincente, el viaje se sentía desgastador, logrando dormir a uno que otro pasajero.

En este trayecto se hicieron varias listas incidentales de especies nuevas para la lista general, como Lesser Roadrunner (Geococcyx velox) cruzando la calle en veloz carrera y Northern Jacana (Jacana spinosa) en una pequeña laguna.

A las 12:40 se invirtieron al menos 16 minutos en almorzar en la gasolinera del desvío de Limones. Ahí justamente, agregamos otra especie al listado, el reconocido House Sparrow (Passer domesticus).

IMG_5750

Fotografía 9. El almuerzo consistió en emparedados de jamón, queso amarillo y queso crema. Otros decidieron agregar algo de chile y algunos churros. Los chicharrones del día anterior, créanlo o no todavía existían, siendo comidos por algunos miembros del equipo. © Mayron McKewy Mejía.

Campamento Fish Ponds

El truco en este lugar era lograr conseguir especies acuáticas, las cuales se observaron, pero en números no tan altos. El Global Big Day 2018 estaba dedicado a aves playeras, por lo que no nos fuimos con las manos vacías en ese sentido; logrando contabilizar un Lesser Yellowlegs (Tringa flavipes). También se observó un solitario Black Tern (Chlidonias niger) con plumaje reproductivo, volando sobre las lagunas una y otra vez. Curiosamente en el Global Big Day del 14 de mayo de 2016, se observó un ejemplar de esta misma especie en estas mismas lagunas y con similar condición de plumaje. ¿Tal vez el mismo individuo?

IMG_5754

Fotografía 10. Al estar ubicadas a la orilla de la calle, estas lagunas cultivadas con tilapia son un imán para diversas aves y observadores. © Mayron McKewy Mejía.

Al final, y bajo la mirada curiosa del vigilante de las lagunas, se pudieron contabilizar 17 especies en total, siendo la mayoría nuevas para la lista patrón.

Un punto muy interesante de esta gira, es que se cubrieron especies de aves de la pendiente del Atlántico y Pacífico de Honduras. No otro grupo logró ese esfuerzo logístico. A eso de las 13:43 nos pasamos a la pendiente del Pacífico, para continuar midiendo el pulso a la diversidad aviar.

Reserva Privada Katías

Este significativo lugar se encuentra próximo al poblado de Cantaranas, por lo que la ruta para llegar aquí consistió en desviarse a través del municipio de Talanga. Las especies blanco para este sitio fueron Blue Bunting (Cyanocompsa parellina), Thicket Tinamou (Crypturellus cinnamomeus), White-lored Gnatcatcher (Polioptila albiloris) y Streak-backed Oriole (Icterus pustulatus).

Al llegar fuimos conducidos por un sendero que va muy próximo a una corriente de agua, donde según nuestro guía las aves por la tarde llegan a bañarse y tomar algo de agua debido al intenso calor. Habiendo pasado apenas cinco minutos y una pareja de Blue Bunting (Cyanocompsa parellina) se refrescaban en las cristalinas aguas. Dicho y hecho.

Se tomó el mismo sendero de regreso y fuimos sorprendidos por un enjambre de abejas revoloteando entre las flores de un Combretum sp. El zumbido de sus alas se podía escuchar a varios metros de distancia, pero era tanta la necesidad de pasar que tuvimos que hacerlo. Afortunadamente nadie fue afectado, ni los observadores ni las abejas. Pero claro,  el temor no dejó opción alguna para lograr foto de ellas para que supieran de lo que estamos hablando.

IMG_5813

Fotografía 11. 12 horas de haber iniciado la jornada, la temperatura alcanzó el doble de como se comenzó. El bosque seco nos recibía con 35°C. © Mayron McKewy Mejía.

IMG_5833

Fotografía 12. Esta reserva privada se encuentra incluida como un sitio de interés en la Estrategia Nacional de Aviturismo, por sus especies de bosques secos. © Mayron McKewy Mejía.

Reflexionando de cómo fue todo el día siempre existen preguntas de si hicimos nuestro mayor esfuerzo o faltó un poco más. O también del porqué no encontramos algunas especies que suelen ser comunes. Siempre quedará ese sabor de que hicieron falta esta o la otra especie, y a la desesperada se pudo haber intentado, pero al caer la tarde las opciones de movilizarse eran menos pensadas.

Pero si consideramos que se recorrió 245 km, observando aves en ambas pendientes, con un casi dos docenas de grabaciones hechas y alrededor de 30 especies con fotos suministradas a eBird, y con un total de especies en equipo de 163 y 620 individuos, podemos asegurar que toda la experiencia fue exitosa y muy gratificante, pues las aves no solo mejoran las condiciones físicas de una persona, sino que también ejercita la mente con sus diversas variedades de especies.

Tanto así, que desde ya empezamos a pensar en nuevas rutas probables para el próximo año y al mismo tiempo exhortando a los demás observadores a que se animen y levanten el espíritu, pues el ser humano siempre está urgido de conocer y aprender cada día más y oportunidades como estas contribuyen al desarrollo de compañerismo y trabajo en equipo. Contribuir y proveer debe ser una práctica diaria y a través de herramientas como eBird nos motivan a que seamos científicos, descubridores, exploradores aunque sea por un día.

FB_IMG_1526009124002

Fotografía 13. De izquierda a derecha: Gilberto, Karla, Carlos, Mayron y Naín. © Gilberto Flores-Walter.

Algunos enlaces de interés:

https://www.relive.cc/view/1552037781
https://www.relive.cc/view/1552038586
https://www.relive.cc/view/1552035619#

https://ebird.org/view/checklist/S45359507
https://ebird.org/view/checklist/S45359545
https://ebird.org/view/checklist/S45359570
https://ebird.org/view/checklist/S45359686
https://ebird.org/view/checklist/S45359739
https://ebird.org/view/checklist/S45359759
https://ebird.org/view/checklist/S45359790
https://ebird.org/view/checklist/S45359811
https://ebird.org/view/checklist/S45359837
https://ebird.org/view/checklist/S45359864
https://ebird.org/view/checklist/S45359884

Publicado en Aves de Honduras, eBird.org, Global Big Day | Deja un comentario

GLOBAL BIG DAY en Honduras rompe récords

Lovely Cotinga 5may2018 cortesia de Romel Romero (1)

Durante el Global Big Day 2018, un equipo de miembros de ASHO descubrió esta hembra de Lovely Cotinga en el departamento de Cortés. Foto cortesía de Romel Romero.

Contribuido por Oliver Komar, vicepresidente de ASHO, y coordinador, comité científico ASHO. (Komar es Profesor de Biodiversidad en el Departamento de Ambiente y Desarrollo, Universidad ZAMORANO. Su correo es okomar@zamorano.edu)

El 5 de mayo 2018 se realizó el cuarto Global Big Day, un evento mundial promovido por eBIrd y el Cornell Laboratorio de Ornitología. La Asociación Hondureña de Ornitología (ASHO) promueve el Aviturismo en Honduras, y durante los últimos meses, se ha animado a sus miembros para que colaboren este año con el Global Big Day. Con alegría, vemos que el evento realizado el pasado sábado rompió records en Honduras. No solo es que dos equipos rompieron el previo record para especies vistas en un día, en diferentes sectores del país. También los niveles de participación rompieron records, con más localidades visitadas y con más personas participando que en años pasados. Es un indicador que el Aviturismo nacional está en aumento, algo muy positivo para el país.

Observadores en Honduras han participado en Global Big Day desde su inicio en 2015. Las estadísticas sobre número de participantes, número de especies registradas, y número de localidades (representadas por número de listas) se presentan de forma permanente en la página https://ebird.org/globalbigday. Los resultados preliminares de 2018 para Honduras, a solo un día del evento, ya han sobrepasado los resultados de los tres años previos.

Por lo menos 16 equipos salieron el 5 de mayo, visitando 15 de los 18 departamentos de Honduras. La mayoría de los equipos incluyen uno o varios miembros de ASHO.

Es muy temprano para reportar los resultados finales, que serán colectados durante los próximos días. Sin embargo, ya sabemos que se rompieron los record anteriores de participación (52 personas en 2017), de listas (193 en 2017) y de especies registradas durante el evento (365 en 2017). También se rompió el record de aves vistas en Honduras por una sola persona, que era 202 especies en Febrero 2016 (por John van Dort y John Cahill).

En 2018, John van Dort, Roselvy Juárez y Norman Espinoza (todos miembros de ASHO) unieron con Team Sapsuckers de Cornell Laboratorio de Ornitología (Chris Wood, Jessie Barrie y Kathi Borgmann) y juntos establecen un nuevo record para número de especies observadas en un día. Ellos recorrieron una ruta que va desde Cerro de Hula hasta el Golfo de Fonseca y lograron identificar un espectacular 244 especies.

En el momento de preparar este resumen, el evento en Honduras se involucró 65 participantes en 2018, quienes subieron 335 listas, reportando 460 especies de aves en un solo día. El clima del 5 de mayo fue hermoso y facilitó mucho la observación de las aves. Hubo muchas excelentes descubrimientos, como por ejemplo, un Lovely Cotinga hembra (ver foto) en la zona de El Cajón, departamento de Cortés, por el equipo que incluyó Romel Romero, Alex Matute, Pablo Bedrossian, Óscar Rolando Suazo, Didey Urquía y Abiel Martínez (miembros de ASHO).

Los resultados del Global Big Day ayudan resaltar las razones del porque Honduras se considera un excelente destino para aviturismo internacional:

  • Honduras tiene más especies de aves que la mayoría de países en el Hemisferio Norte, como Canadá, Reino Unido, Alemania, o Japón. Hay reportes de Honduras para 762 especies de aves en la base de datos de eBird; se ha reportado 687 especies en un solo año.
  • Honduras tiene más especies de aves que los países vecinos (Guatemala, Nicaragua, Belice, El Salvador).
  • Se registran 25 especies de aves endémicas de la región norte de Centroamérica, las cuales no pueden ser observadas en Costa Rica.
  • El colibrí esmeralda hondureño (Amazilia luciae) se puede ver ÚNICAMENTE en Honduras.
  • Especies de gran atracción, como el quetzal, la guara roja, el jabirú, y 43 especies de colibríes[1].
  • Más de 200 sitios de interés para la observación de aves, registrados en eBird; y cada sitio presentando cientos de páginas de información.
  • Una creciente comunidad de observadores de aves, asociados en ocho clubes afiliados a la Asociación Hondureña de Ornitología.
  • Una docena de guías expertos hondureños.
  • 91 áreas protegidas.
  • Un país con paisajes y clima hermosos, con variedades de ecosistemas, desde bosques nubosos, hasta bosques secos y humedales, y con destinos espectaculares como la Cuenca del Lago de Yojoa y el Parque Nacional Pico Bonito.

 

Sobre la Asociación Hondureña de Ornitología:

La Asociación Hondureña de Ornitología (ASHO),  fundada en 2010, es una organización sin fines de lucro que promueve el aviturismo, además de la investigación, la conservación de aves silvestres y la educación ambiental. Su sitio web se encuentra en https://avesdehonduras.org.

[1] [Nombres en inglés y científico: Resplendent Quetzal (Pharomachrus mocinno), Scarlet Macaw (Ara macao), Jabirú (Jabiru mycteria).]

Publicado en Aves de Honduras, eBird.org, Global Big Day, Lovey Cotinga, Noticias | Etiquetado , , | Deja un comentario